Hékate, la oscura diosa de tres cabezas

Hécate, deida femenina de la noche, la magia, la necromancia y dueña de Cerbero, el perro guardián del Inframundo, fue la única de los Titanes que conservó su poder gracias a su alianza con Zeus. El dios del Olimpo la convirtió en diosa del mar, la tierra y el cielo. Su influencia era tal que hasta el mismo Zeus la temía, dado que en su mano estaba decidir quien tenía que morir y quien no..

1198143_1375941488255_full

Las tres caras de la luna también le pertenecen, y cada una de ellas representa a la mujer en diferentes formas: la anciana Selene en el cielo, la experta cazadora Artemis en la tierra y la doncella Perséfone en el inframundo. Es por ésta triplicidad que Hécate se relaciona con las encrucijadas, aquellas en las que hay tres caminos. De hecho sus templos y sus cultos se llevaban a cabo en éstos lugares.

Aunque su origen no está del todo claro (hay varias versiones al respecto) se dice que era hija de Perses, un titán y Asteria, una ninfa.

Se describe a Hécate como una diosa con aspecto fiero y terrible, poseedora de tres cuerpos o tres cabezas: una de perro, otra de caballo y la última de león. Pero a pesar de su terrible apariencia en su interior se escondía un corazón sensible y tierno. Prueba de ello la tenemos en la siguiente historia.

Un día asomada desde una gruta, Hécate presención el rapto de Perséfone, y no dudó de ayudar a su madre Demetres a buscarla. Con una antorcha en la mano, ambas diosas recorrieron todos los caminos hasta que dieron con la doncella. Hades la había secuestrado para hacerla su esposa, así que Demetres hizo un trato con él : consentiría la unión si permitía a Perséfone subir a la superficie cada séis meses para estar con ella. Hades estuvo de acuerdo y Perséfone se convirtió en la reina del inframundo.

Fue entonces cuando Hécate se ofreció a acompañar y a guiar a la doncella el tiempo que pasase en el reino de Hades, porque Perséfone temía la oscuridad y podría perderse. Como recompensa por su noble comportamiento y por su apoyo y amistad incondicional a la joven esposa, Hades la premió nombrándola huésped de honor en el reino de los muertos.

Aún hoy en día, Hécate tiene una valiosa misión que cumplir : la de ayudar a los ancianos a cruzar al otro lado y permanecer junto aquellos que lo necesiten hasta su próxima vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s