¿Qué es el ectoplasma que exudan los mediums?

En 1894, Charles Richet acuñó la palabra extraño “ectoplasma” para describir una sustancia pegajosa que misteriosamente manaba de los médium psíquicos, mientras estaban en trance.

A finales del 1800 y principios de 1900 se creía que el Ectoplasma era una manifestación física de los fantasmas del mundo espiritual. Típicamente sólido, el ectoplasma es materia de leyendas. Los médiums afirmaban que el ectoplasma podía excretarse por varios orificios, como las orejas, nariz, boca , e incluso los órganos sexuales manifestándose como partes del cuerpo, o figuras de cuerpo completo de los fallecidos. Sin ninguna duda fueron de una época extraña…

ectoplasma

El ectoplasma fue originalmente descrito como de color lechoso con fuerte olor a ozono, en su mayoría sólido, cálido, espeso y aviscosado de vez en cuando, pero a veces de vapor. Varias formas y tamaños de las emanaciones se reportaron en los tiempos de estos médiums fantásticos. En auge de popularidad del espiritismo, el científico francés Richet creía que había sido testigo de la materialización de un tercer brazo en la médium Eusapia Palladino, a éste le siguieron otras visiones de vapores de ectoplasma asociados con otros mediums importantes de aquellos días. Y así comenzó la leyenda del ectoplasma.

Los Médiums afirmaban que una manifestación de ectoplasma necesitaba un ambiente oscuro, ya que la sustancia era sensible a la luz y, por tanto desaparecería rápidamente, lo que podría suponer una amenaza para el médium. Escépticos se apresuraron a señalar que la oscuridad se utilizó como tapadera para ocultar charadas fraudulentas, creadas con el fin de engañar a la gente de dinero. Gran parte del ectoplasma que se observaba en las fotografías más parecía gasa, o tela de queso que habían sido regurgitado, o  sacado de otra cavidad del cuerpo por el médium.

El mago escéptico Harry Houdini sabía que el ectoplasma era parte de trucos de salón de los medios utilizados durante ese tiempo cuando dijo: “Nada se ha cruzado en mi camino que me haga pensar que el Gran Todopoderoso permitiría emanaciones del cuerpo humano de forma tan horrible, repugnantes, y viciosas, tales como un genio saliendo de la botella, pañuelos que se mueven, mesas que se bambolean y cualquier otro tipo de burdas acrobacias”.

En los años 1920 y 1930, los escépticos comenzaron a presionar los médiums de forma más contundente, investigando sus sesiones con verdadero fervor. Al punto que se les preguntó a algunos mediums acerca de la posibilidad de llevar a cabo sus sesiones solo vestidos con medias, a efectos de que las cavidades inferiores del cuerpo no se pudieran utilizar para ocultar “accesorios” de ectoplasma. El afamado investigador del fenómeno de fantasmas Harry Price hasta construyó una prenda de sesiones para el medium, permitiendo que sólo la cabeza permaneciera fuera de la prenda. El exquisito control de los expertos finalmente significó el fin de los engaños ectoplasma. Sin embargo, a hasta el día de hoy el médium David Thompson es uno de los pocos que afirman exudan ectoplasma durante los trances bajo condiciones de baja luminosidad.

 

ectoplasma_7_by_chriscold-d48hsi8

Como dato de interés apuntar que fue Schrenck-Notzing el primer investigador-metapsíquico que describió tal sustancia fantasmal. No obstante el ectoplasma parece haber sido estudiado por varios laboratorios de reconocido prestigio y se ha descubierto que está compuesto por silicatos, agua y celulosa básicamente, es decir, mucosidad, saliva y papel.

El espiritismo y la teosofía, nacidos en ese marco teórico, también buscaron modelos “materialistas” e imaginaron la energía vital como una suerte de fluido gaseoso: el ectoplasma. Pronto se inclinaron por una concepción más dinámica. Era la “vibración”, un resabio de la teoría ondulatoria de la luz. El “cuerpo astral” estaba compuesto de “vibraciones” y todo el cosmos vibraba. Detrás de eso no había otra cosa que el éter de los físicos de entonces, concebido como soporte material de “vibraciones” como la luz o el sonido. Con el experimento de Michelson y la relatividad einsteiniana, el éter desapareció del lenguaje científico, pero siguió vivo en el folklore de las pseudociencias. El origen de esa sustancia que acabó convirtiéndose en una vibración “cósmica”.

Los mitos que sobreviven son las supersticiones. Y en pleno siglo XXI hay quienes siguen empeñados en ser supersticiosos..

Diego Pina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s