Dando una vuelta a la manzana

Utilizamos la expresión “manzana de la discordia” cuando queremos referirnos a una cosa, persona o situación que es la causa de un conflicto o que dificulta o impide la resolución favorable del mismo.

Es creencia común que la manzana alude a la fruta que ofreció Eva a Adán en el Paraíso y que, según nos relata la Biblia en el libro del Génesis, fue el motivo de su expulsión del Paraíso. Sin embargo, el verdadero origen de esta frase hay que buscarlo en la mitología griega, y los helenos la relacionaban con la causa que motivó la Guerra de Troya, el conflicto más importante y famoso de la Antigüedad..

1213017925622_f

En episodio de la mitología griega que nos cuenta la boda de Tetis y Peleo, al que fueron invitados todos los dioses excepto Eris, la diosa de la Discordia. Muy enfadada, se presentó en el banquete dejando en la mesa de los regalos una manzana de oro con la inscripción Kallisti (para la más bella). La manzana fue reclamada por Hera, Atenea y Afrodita. Para evitar discusiones, Zeus propuso que se hiciera un juicio presidido por Paris, príncipe de Troya, para decidir para quién sería la manzana de oro. Las tres diosas le intentaron convencer, y finalmente Paris dio la manzana de oro a Afrodita, que le había prometido el amor de la mujer más bella del mundo: Helena, mujer del rey de Esparta. Y este hecho provocó la Guerra de Troya.

La manzana de la discordia

En la Edad Media se utilizaba el término ‘manso feudal’ para denominar los dominios del feudo. La agrupación de porciones de tierra cedidas por el señor feudal a los siervos que las trabajaban se denominaba ‘mansana’. El término ‘manzana’, para definir a una isla urbana o un grupo de bloques de pisos rodeados por cuatro calles, proviene de la palabra ‘mansana’ la cual fue popularizada por Ildelfonso Cerdà  en Barcelona a mediados del siglo XIX.

La Manzana de la Discordia es el nombre que dieron los barceloneses al conjunto de casas situadas en el Paseo de Gracia, entre las calles de Aragón y Consejo de Ciento. En esta manzana del Eixample encontramos representados los tres arquitectos más importantes del Modernismo: la Casa Lleó i Morera (1902-1906) de Lluís Domènech i Montaner, la Casa Amatller (1898-1900) de Josep Puig i Cadafalch, y la Casa Batlló (1904-1906) de Antoni Gaudí.

alzado-la-manzana-de-la-discordia-barcelona-gaudi-montaner-cadafalch-495

El símil del episodio de la mitología griega con la Manzana de la Discordia indica que los barceloneses todavía dudan cuál de las tres casas es la más bella: la Casa Lleó i Morera, la Casa Amatller, o bien la Casa Batlló.

La manzana de genio en genio

Newton fue un matemático y físico británico, considerado uno de los más grandes científicos de la historia. Hizo grandes descubrimientos como la ley de la Gravedad. Se cuenta que esta ley fue deducida por Newton un día que estaba sentado debajo de un árbol y le cayó una manzana. que le muestra que la gravedad que atrae a la manzana es la misma que la que atrae a la Luna, llevándole a concluir la existencia de una Gravitación Universal. “La manzana atrae a la Tierra tanto como la Tierra atrae a la manzana. Hay una fuerza que llamamos gravedad y que se extiende por todo el universo”.

La anécdota de la manzapple-logotipo-manzanaana fue contada poco antes de su muerte, en 1727, por Newton a su amigo William Stukeley, quien escribió en 1752 una biografía del científico en la que quedó recogida por escrito por primera vez. El original de estas ‘Memorias de la vida de Sir Isaac Newton’ sobrevive como un frágil manuscrito de papel en los archivos de la Royal Society.

Con la muerte de Steve Jobs, probablemente también se haya perdido para siempre la respuesta a la pregunta de por qué se eligió una manzana mordida como el logotipo de la empresa. La inquietud se sustenta en que es bastante extraño que una empresa del rubro de la tecnología escogiera el nombre de una fruta para bautizarse a sí misma.

Apple estrenó en 1976 un logotipo con una clara alusión a Isaac Newton. En la imagen, el físico aparecía bajo un árbol de manzanas, mientras el nombre de la compañía, Apple Computer Co., enmarcaba el cuadro. La idea de aquel logo no convenció del todo a Jobs y pidió que se cambie solo un año después por la icónica manzana adornada con los colores del arco iris. Un mito urbano cuenta que el bocado dado en la manzana  es un tributo al matemático y científico de la computación Alan Turing, quien en 1954 murió al morder una manzana envenenada con cianuro.

La manzana envenenada

Las investigaciones del historiador Karl Leinz Bartels sostienen que el cuento de ‘Blancanieves y los siete enanitos’ de los hermanos Grimm, está inspirado en una historia real. La pintoresca localidad de Lohr a orillas del rio Meno, en Alemania, vió nacer en el año 1729 a María Sophia Margaretha Catharina von Erthal. Las muchas evidencias y puntos de conexión vienen probándose desde el año 1986. El castillo donde nació esta doncella se ha convertido en un museo donde también se puede contemplar el espectacular espejo de 1,60 de altura, que se cree que el padre de Sophia regaló a su segunda esposa, la condesa de Reichenstein, Claudia Elisabeht María von Venengenn.

Sophía padecía un ceguera parcial debido a las secuelas de una varicela, recibiendo gran atención por parte de su padre Philipp Christoph von Erthal, diplomático de asuntos exteriores del Ducado, cuyo cargo le obligaba a pasar largas temporadas fuera del hogar. Los celos de Claudia fueron incrementándose dando lugar a maltrato y crueldad hacia la niña, llegando a desear la desaparición de la pequeña.

En cuanto a los enanos se ha podido comprobar que existieron unos mineros de pequeña estatura que trabajaban en las minas de Bieber

Respecto a la manzana envenenada, la investigación de Bartels ha descubierto citando la bibliografía competente en la cual se describe el veneno, que la mitad de la manzana fue sumergida por la madrastra en zumo de belladona. Sus bayas contienen la ‘atropa belladona’ utilizada incluso a día de hoy en medicina. Su narcótico produjo la rigidez  tal como si hubiera fallecido.

blancanieves_lacombe_manzana

La manzana del honor

La historia de Guillermo Tell es una de las más conocidas que nos ha llegado de la Edad Media. Según el popular relato, Tell era un habitante de Bürglen, en el centro de la actual Suiza, famoso por su puntería con la ballesta. Hacia 1276 provocó al gobernador del cantón de Uri, Hermann Gessler, negándose a inclinarse ante el símbolo de la autoridad del Imperio: un sombrero colocado en lo alto de un poste que estaba clavado en el centro de la plaza principal. El gobernador decidió castigar la afrenta y, aun a sabiendas de la fama de buen tirador de Tell, le obligó a disparar a una manzana colocada sobre la cabeza de su hijo menor; si acertaba en el blanco le concedería la libertad, pero si fallaba sería arrestado.

Tell disparó y acertó a la manzana. El gobernador le preguntó entonces por qué había preparado dos flechas si tan sólo podía haber lanzado una, a lo que Tell respondió que, de haber errado, habría disparado la segunda flecha contra él. Gessler ordenó arrestar al insolente y llevarlo a prisión. Pero durante el traslado en barco, a través del lago de los Cuatro Cantones, se desencadenó una violenta tormenta y Tell aprovechó la confusión para escapar. Luego se dirigió al castillo del gobernador, situado en Küssnacht. Cuando Gessner llegó, lo mató con la segunda flecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s