El juego de las trece ocas

La oca ha sido considerada por la mitología como un animal sagrado y benéfico. En la antigua Roma se la tenía como animal protector de las casas pues alborotaba en exceso cuando llegaban extraños. En Egipto se han encontrado pinturas en las que del pecho de la momia del faraón salían estos animales.

Las culturas celtas y preceltas, mantenían un símbolo sagrado, para sus cofradías y hermandades: la oca o el ganso, representadas por la simbología de la pata de la oca,que al caminar deja impresa una marca muy semejante al tridente de Poseidón, que fue determinativo de todas aquellas culturas atlantes. El Camino de las Estrellas coincide con el Camino de la Oca y la Concha…

afrodita-volando-sobre-un-ganso-pintura-realizada-por-el-pintor-griego-pistoxenos-en-el-año-475-antes-del-nacimiento-de-cristo
‘Afrodita sobre un ganso’. Pintura realizada por el pintor griego Pistoxenos en el año 475 antes del nacimiento de Cristo.

Algunos autores remontan el origen del juego de la oca al asedio de Troya en el que, según la leyenda, los guerreros griegos inventaron juegos para soportar los tediosos días. Así para muchos el primer juego de la oca es el llamado Disco de Phaistos, una espiral de arcilla dividida en casillas por ambas caras con dibujos de aves grandes. Este disco fue descubierto en Creta en 1908 y los expertos remontan su origen al 2000 a.C. Se atribuye su creación a Palámides, hijo del rey de Eubea. Para otros fue la Florencia del siglo XVI el lugar originario siendo Francisco de Médicis su gran impulsor que regaló un ejemplar de este juego a Felipe II, introduciéndose así en España. En junio de 1597, el londinense John Wolfe daba constancia por escrito de la existencia del juego.

El “Tablero de la Oca” puede tener su origen en el conocimiento de los Templarios. Esta orden medieval era conocedora de muchos ritos antiguos que no encajaban bien con el nuevo culto católico, y como verdaderos guardianes de estos secretos los dejaron cifrados en templos, ermitas y capillas para otros tiempos más favorables.

Otra opinión establece que el tablero fue confeccionado por el gremio de los constructores, que son los verdaderos conocedores de los secretos del “Sendero de Jano”. Según ésta opinión el ‘tablero de la oca’ sería una carta cifrada de la original ruta al Oeste, la ruta construida por Augusto y Agrippa en el siglo I a.C. y que fue sustituida por la nueva ruta franca medieval construida por los monjes de Cluny y el Cister, y según las instrucciones del papado de Roma.

oca06
Mapa encriptado del Camino de Santiago ida y vuelta

LAS TRECE OCAS

Si consultamos cualquiera de los tableros del “Juego de la Oca” que tenemos en nuestras casas comprobaremos que existen trece casillas señaladas con una ‘oca’. Son los lugares donde se pone en práctica el tan conocido “de Oca a Oca y tiro por que me toca”. Las trece casillas señaladas tienen entre sí una secuencia numérica exacta y determinada. Son las trece ocas que marcan el camino, y que permiten al jugador, en caso de sacar con el dado los números precisos, alcanzar el final del trayecto en un solo turno. Posibilidad remota y mágica.

Sobre el valor simbólico de las Ocas como animal sagrado se ha escrito mucho y diverso. Las Ocas fueron consideradas desde la antigüedad el paradigma de la sabiduría. Se basaba la creencia en que las Ocas eran las guías sagradas enviadas por los dioses para aconsejar a los humanos a través de sus cánticos. Sus cantos eran oráculos reverenciados por los gobernantes de las naciones y también por los integrantes del pueblo llano. El cisne es un ave simbólica del esoterismo y ha sido utilizada a menudo por los escritores espiritualistas de Oriente y Occidente.

Dice la leyenda que la presencia de trece ocas en el claustro de la catedral son en recuerdo de los años de Santa Eulalia, primera patrona de Barcelona. Esa era la edad que tenia en el momento de su martirio, por esa razón las aves acompañan con sus cantos la presencia de su cuerpo en la cripta catedralicia. Son trece Ocas “cantarinas” que además se acompañan por otras aves vivas dentro del claustro de la catedral: palomas, faisanes, gallos, perdices, etc.

Existen en la península ibérica mas de un centenar de lugares dedicados a Eulalia que pertenecían a la diosa Cibeles. Y algunos de ellos aun son guardados por las aves asociadas a su culto. Antiguamente las Ocas eran las guardianas de los lugares alertando de la presencia de intrusos con su canto. Canto que también era utilizado en los templos dedicados a Cibeles.

Tablero que guía el camino de Santiago
Tablero que guía el camino de Santiago

En Roma la adivinación mediante el vuelo o canto de las aves estaba a cargo de magos, generalmente procedentes de Grecia, Asia Menor y Mesopotamia. Este vaticinio se obtenía de las sibilas representadas en este caso por las aves que aun están presentes en la bóveda del santuario de Santa Eulalia.

Cibeles tenia en la antigüedad muchos santuarios que eran oráculos en los que residían las sibilas. Estas permitían a los sacerdotes de la diosa la interpretación del futuro. Las Sibilas eran voces consideradas proféticas, incorpóreas, atemporales, que el antropomorfismo grecolatino encarnó en forma de profetisas. Estas voces eran las de las aves asociadas al culto de Cibeles. Gallos, patos, ocas, faisanes, codornices, etc. El vuelo de las aves, su canto y sus graznidos contenían las profecías de las Sibilas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s