El león alado, guardián del poder interior

El león alado es una figura que se ha repetido varias veces a lo largo de la historia y las distintas civilizaciones.  La figura del león reflejaba el poder del soberano. El león alado es el poder, el fuego del deseo que nos arrastra hacia el conocimiento. Ese fuego que permitirá alcanzar cualquier  tu objetivo…

Para algunos pueblos de la Antigüedad el León representaba al Sol. Aparece en Egipto como la Diosa Sekhmet, la poderosa, mujer con cabeza de Leona. En la mitología clásica, tras superar Hércules su primera prueba, estrangulando al León de Nemea, Júpiter/Zeus, su padre, crea la Constelación de Leo. La Diosa Rea/Cibeles, metamorfoseó en leones a dos amantes, Hipómenes y Atalanta, que son los que tiran de su carro.

En la mitología egipcia la esfinge es una estatua masculina con cuerpo de león, el torso de un hombre y, a veces, con alas. Las cabezas humanas eran representaciones de reyes. Una de las esfinges más admiradas es la que se le atribuye al rey Khaf-Ra. En ella se representa al rey con el cuerpo de un león tumbado.

En la mitología griega la esfinge era un demonio que presagiaba mala suerte, muerte y destrucción. Su descripción sigue siendo la de un león alado con torso humano pero, en este caso, se trata de un torso femenino y con cola de serpiente. Esta esfinge se tumbaba en las rocas y lanzaba acertijos a quien pasase por allí. Si el transeúnte no acertaba el acertijo era estrangulado por la esfinge con su cola. El nombre de esfinge viene del griego ‘sphingo’ y significa “la estranguladora”.

Los etruscos y antes los asirios representaban dioses primero y figuras mitológicas después que correspondían con un león alado. Los romanos incluso lo utilizaron como elemento decorativo y más tarde en la edad media con los famosos bestiarios del cristianismo (libros ilustrados sobre animales fantásticos, para ayudar a predicar el evangelio).

En la tradición cristiana, el León crinado fue todo un emblema de realeza y justicia divina. En la escalinata que llevaba al trono del rey Salomón, el más sabio, había doce leones de oro en cada lado ya que a la dinastía davídica se la llama “el León que es de la tribu de Judá” .

El león de Venecia

El León de San Marcos ha sido el símbolo tradicional de Venecia; además es utilizado por numerosos organismos e instituciones civiles y militares de Italia. Fuera de este país también puede observarse como elemento central en los escudos de algunas poblaciones. A lo largo de la historia el León de San Marcos ha aparecido representado en estatuas, monedas, banderas e insignias con mucha frecuencia.

La representación de San Marcos en forma de león alado es uno de los elementos más conocidos de la iconografía cristiana. San Juan Bautista es representado portando una piel de león y la frase evangélica de la voz que clama se ha asociado con un rugido realizado en el desierto. La figura del león también se ha convertido en símbolo el poder de la palabra del evangelista, sus alas representan la elevación espiritual, mientras que la aureola es un símbolo tradicional del Cristianismo, asociado con la santidad.

Para la heráldica el león alado también ha representado la majestad y el poder (sobre todo en aquellas representaciones en las que aparece con su cola alzada), el libro se asocia con la sabiduría y la paz y la aureola del león con la piedad. La espada representa la fuerza, pero también es el símbolo de la justicia. Estos elementos reflejan los valores cívicos y religiosos con los que se ha identificado la ciudad de Venecia.

El grifo o Griffin

Los grifos son seres mitológicos con cabeza, pico y alas de águila, mientras que el resto de su cuerpo es de león y, en algunas ocasiones con cola de serpiente. El plumaje alrededor de su cabeza, cuello, pecho y cola es dorado, mientras que el resto de su piel es de león.

La creencia en estos seres se remonta al antiguo Egipto alrededor del 3300 a.C; sin embargo, hay quienes afirman que son más antiguos y existen referencias en las culturas babilónica, asiria y persa. Plinio el Viejo creía que los grifos provenían del norte de Rusia; Esquilo, por su parte, pensaba que provenían de Etiopía, mientras que Bulfinch afirmaba que sus orígenes se encontraban en India. Heródoto, por su parte, creía que la leyenda del grifo provenía del pueblo mítico del los Isedones que vivían en los Montes Urales. Existe, sin embargo, una teoría donde el origen real del grifo puede encontrarse en los restos fósiles de dinosaurios de la familia Ceratopsidae (cuyas características físicas coinciden con la descripción del grifo mitológico) hallados en los desiertos de Asia Central, en especial en Mongolia.

Dado que, para muchas culturas antiguas, el león era considerado el rey de las bestias y el águila la reina de los aires, entonces se entiende que el grifo fuera considerado como una criatura especialmente majestuosa y poderosa. Se decía también que el grifo era tan rápido como el águila y tan feroz y majestuoso como el león. Sus enemigos naturales sólo eran los caballos, pero también algunas serpientes y basiliscos podían convertirse en sus enemigos en la medida que estos personificaran fuerzas malignas.

Se creía además que vivían en grupos de entre 5 y 30 seres con una organización jerárquica muy similar a la de los leones, donde el más grande y viejo era la cabeza de la manada. Conforme a un documento escrito en el siglo IX por el irlandés Stephen Scotus, los grifos son monógamos e incluso, si un miembro de la pareja muere, el otro grifo pasará sólo el resto de su vida sin necesidad de buscar un nuevo compañero. Por otro lado, los hábitos de la hembra fueron descritos por Santa Hildegarda de Bingen en el siglo XII, quien afirmaba que la grifo hembra buscaba una cueva donde pudiera poner a salvo sus  y cuidarlos hasta que éstos eclosionaran.

La energía de un líder

El León es poder, sabiduría, justicia, orgullo, seguridad en sí mismo, padre, juez y soberano, éxito y triunfo.  El León nos enseña la magia de la interacción en grupo, la energía y el liderazgo. También nos enseña los secretos del silencio y de la paciencia. La paciencia es prestar atención a los detalles. Este animal nos recomienda observar pausadamente para entender nuestras fortalezas y debilidades, y esperar el momento propicio para actuar y aprovechar plenamente una situación. Aprender del león la manera apropiada de utilizar el poder y la fuerza del alma…

Anuncios

3 pensamientos en “El león alado, guardián del poder interior”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s