A la luz de las velas

El origen de las velas es tan antiguo como la civilización humana, y su antiguo uso se ha asociado siempre con fines místicos. En diferentes culturas se han utilizado como un medio de comunicación con los dioses. El ritual de encender velas se remonta a los antiguos griegos, quienes ofrecían a la diosa Artemisa pasteles de miel redondos con cirios encendidos, buscando atraer poder y protección. Dicha tradición fue prohibida por la Iglesia Católica al considerarla pagana, pero resurgió con fuerza en la Alemania del siglo XIII bajo el nombre de kinderfest ..

La magia del fuego

Las consecuencias del descubrimiento y utilización del fuego por el ser humano fueron numerosas. Su luz y calor le proporcionaron salir de la oscuridad y de combatir el frío. También el fuego se convirtió en un arma de defensa. Asimismo, sirvió para endurecer la madera, para cocer alimentos y, en lo que podríamos denominar el precursor de las velas. Sirvió para que en las primitivas lámparas de piedra llameara el fuego mágico y eterno de la vida gracias a la combustión de la grasa animal. No es menos importante señalar que el fuego favoreció la convivencia social, estimuló la imaginación y el poder de creación del ser humano.

Gracias a esas primitivas lámparas los hechiceros empezaron a pintar manos, círculos, figuras de difícil comprensión, animales con flechas clavadas y toda una serie de símbolos que formaban parte de distintos rituales de caza y de otras finalidades mágicas. El desconocimiento actual sobre las finalidades concretas de estas expresiones artísticas es desconocido; sin embargo, es de suponer que alrededor de estas figuras se debieron reunir los miembros de la tribu para celebrar ceremonias rituales con la finalidad de invocar a los dioses para que les favorecieran en sus salidas de las cuevas, a cielo abierto, en las jornadas de caza.

Las primeras velas

El origen de la vela data de más de 30.000 años de antigüedad, cuando se utilizó por primera vez este instrumento para proporcionar iluminación a los artistas rupestres que pintaron los famosos dibujos prehistóricos en cavernas de España y Francia. Esta vela consistía en una piedra ahuecada en la que se colocaban algunas fibras como mecha, y sobre la que se vertía aceite o grasa. Con el paso del tiempo, la mayoría de las culturas inventaron independientemente del resto su propio tipo de velas.

Se sabe que ya los antiguos druidas (los que podríamos considerar sacerdotes-hechiceros de la civilización celta) instruían a sus sucesores en el interior de cuevas iluminadas. También es conocido que la civilización celta es una de las que utilizaba con mayor profusión el fuego y la luz en las celebraciones rituales dedicadas a sus dioses.

También se tiene conocimiento de que los etruscos, antiguos pobladores del norte de la actual Italia, ya utilizaban velas a las que denominaban cereus, que fabricaban con cera y sebo y cuya mecha se formaba con fibras como la estopa o el junco. Del mismo modo, en Roma se utilizaban grandes velas en los altares dedicados a los dioses y también iluminaban las casas de los altos mandatarios.

La descripción escrita más antigua aparece en la época romana del siglo I dC , y este nuevo invento es considerado una obra maestra. Los romanos aportaron una evolución en la vela utilizando un rollo de papiro tratado para retrasar su consumo, y era la sumersión de la mecha en el sebo o la cera derretida lo que acababa dando forma a la vela. Hechas de sebo, un extracto vegetal sólido casi incoloro e insípido o grasa animal, las velas también eran comestibles. Hay muchas historias de soldados que acosados por el hambre, devoraron sus raciones de velas sin dudarlo. Siglos más tarde, los guardianes de faros británicos, aislados por períodos de varios meses, hicieron de la ingestión de velas una práctica profesional reconocida.

Algunos historiadores dicen que fue gracias a la persecución que los cristianos sufrieron por parte de los romanos cuando la función básica de la vela –servir de instrumento de iluminación-, adquirió también un sentido mágico y religioso. En las antiguas pinturas de las catacumbas ya se representan velas en los altares de los mártires y se dice que este puede ser uno de los orígenes de la utilización de las velas en la liturgia cristiana.

Otros historiadores postulan el origen judío de la utilización de velas en ceremonias religiosas y, ciertamente, el candelabro judío es uno de los símbolos más antiguos que se conocen del uso de las velas con estos fines.

En el cristianismo, la religión que ha dominado en Occidente a lo largo de los siglos, la documentación referida a la existencia y utilización de las velas en las ceremonias es amplia y extensa. En el siglo III dC. ya se utilizaban en los cortejos fúnebres y en los bautizos; posteriormente algunos papas dictaron leyes para prohibir su uso en los cementerios; en el siglo XI se ordena colocar velas en los altares y, sucesivamente, en catedrales e iglesias importantes se encendían velas durante toda la noche en conmemoración de las festividades más representativas como Navidades y Pascua. Precisamente el origen del cirio de Pascua se halla en una columna donde, previa consulta a los astrólogos, el patriarca de Alejandría escribía la fecha del primer domingo siguiente al decimocuarto día de la Luna de Marzo, enviándola al Papa para su aprobación. Esta costumbre fue después sustituida por el cirio que se enciende la noche de Pascua.

Pero en la actualidad escribir en los cirios no es ya patrimonio exclusivo de los actos religiosos sino que también forma parte de la celebración de rituales de magia y de invocaciones.

4

La llama de las velas

El fuego encierra grandes misterios. En todas las culturas se ha hecho uso del fuego como elemento metafórico de evolución, asociándolo al espíritu y a la purificación. El fuego se ha asociado desde tiempos inmemorables con la profunda transformación y renovación de las cosas. Actualmente podemos empaparnos de su encanto por medio de las velas, la cuales, con sólo una gota de fuego y luz, nos trasladan a todo lo que su magia y encanto encierran.

Otro de los encantos de las velas es que, además de conectarnos con un elemento tan poderoso, nos pueden ayudar a acentuar virtudes en nuestras vidas mediante el uso y la elección del color. Cada color vibra a diferentes frecuencias, lo cual puede facilitar la fuerza de las meditaciones y a crear ambientes mágicos en la decoración. Los rituales con velas son muy eficaces, ya que la iluminación de una vela es la apertura de una puerta a otra dimensión, otro plano astral superior.

A menudo se ha dicho que cuando una llama de la vela es de color azul o negro, un fantasma o espíritu está en casa o en los alrededores. En Alemania, una vela cuya llama se divide, predice la muerte en el hogar; una vela que deje caer una chispa en el aire significa que no tardará en llegar una carta para los que están sentados cerca. Habían grandes ocasiones por las se encendían las velas : para asegurarse de que los malos espíritus se mantendrían alejados de los recién nacidos. En Roma para poner al niño bajo la protección personal de la diosa Vesta. En el matrimonio, para evitar el “mal de ojo” que arruinase el futuro de la pareja. Y las velas encendidas en la muerte eran una salvaguardia para que ningún demonio se atreviera a robar el alma del difunto.

article_1372352969

‘Las velas pueden ser grandes amigas y vehículos mágicos para que propiciemos el buen flujo de energía y la transformación grandiosa en nuestras vidas, recordando que siempre podemos dar aunque sea un poco a quienes nos rodean. Dar paciencia, comprensión y compartir el conocimiento con quienes nos rodean puede convertirnos en esa pequeña luz del mundo.. ‘

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s