Errantes y condenados navegando a la deriva

Un grupo de pescadores que, a bordo de un pequeño barco de color verde y rojo, tras abandonar el espeso banco de niebla que cubre esas latitudes de los mares del norte, se topan casi de frente con un enorme buque de carga con bandera chipriota. Su aspecto es dantesco, con parte de su estructura superior carcomida por el imparable óxido. Su nombre, Colapsus V, y en lo alto, en la agrietada cubierta, ni una sola persona que otorgue movimiento a la silenciosa escena. Aquellos marineros se quedaron inmóviles, sin mediar palabra..  aquel buque se había hundido 36 años antes frente a las costas de Sudáfrica, muriendo en su interior 23 personas…

Mary-Celeste

Mary Celeste

Simplemente fruto de la ficción o incluso a veces mente volátil del que escribe, pero apuntando hacia el rigor y los hechos históricos, nada alejada de la realidad. Uno de los barcos fantasma más famosos a nivel mundial es el Mary Celeste, originariamente bautizado con el nombre de Amazon, un bergantín de 31 metros de eslora que precedido por algunas desventuras, el 4 de diciembre de 1872 es encontrado a la deriva cerca de Azores por otro barco. Al subir a la cubierta del Mary Celeste, no encontraron a ninguno de sus diez ocupantes, pero en los estantes permanecía toda la ropa ordenada en sus cajones, y el diario de navegación en el que no se reseñaba ningún acontecimiento importante. El último apunte estaba datado el 24 de noviembre y simplemente decía que el tiempo estaba revuelto. Es interesante apuntar que en el barco faltaban además de todos sus ocupantes, los botes salvavidas, el sextante, el cronómetro y la bitácora. ¿Dónde estaban los integrantes de la tripulación?, ¿Y la hija y esposa del capitán?

El Holandés Errante

Pero si hay un barco fantasma de leyenda, sin lugar a dudas ese es el Holandés Errante, inspirador de alguna que otra película y serie de televisión. Según la tradición marinera, es un barco que no pudo regresar a puerto a causa de una enorme tormenta, condenado a vagar por los océanos del mundo durante siglos. Cuentan que en ocasiones es visto por la tripulación de otros barcos desde la distancia, mostrando un aspecto espectral y cuando alguno de estos barcos pretende acercarse, el navío fantasma se desvanece entre la densa niebla. ¿Tiene algún fundamento la leyenda del Holandés Errante? El origen de esta historia parte de un capitán holandés llamado Willen van der Decken. Cuentan que hizo un pacto con el mismísimo diablo para que le permitiera surcar todos los mares superando cualquier reto natural que Dios quisiera ponerle. Pero he aquí que Dios se entera de este pacto y castiga al capitán holandés a vagar por los océanos eternamente, sin rumbo y si acercarse a tierra. A raíz de este hecho, pasa a conocerse con el nombre del Holandés Errante. Sin lugar a dudas se trata de una historia con claro trasfondo moralizador y religioso. Sigamos nuestra ruta Plus Ultra a través de los océanos.

El ‘Quenn Mery’

Pero ahora permítame que subamos a algunos barcos en busca de pasajeros misteriosos. Subimos a la cubierta en busca de fenómenos extraños. Y la primera parada de nuestra particular pesquisa la hacemos a bordo del Queen Mary, el primero de la saga construido en 1937. Durante sus tres primeros años de existencia, el “Queen Mary” atravesó el Atlántico, sirviendo de transporte a las personalidades ricas y famosas de la época. Fueron años llenos de glamour y despreocupación, donde Greta Garbo, Clark Gable, Mary Pickford o el mismísimo Winston Churchill, entre muchos otros, pisaron las cubiertas del transatlántico.Sin embargo, tiempos más oscuros vinieron y cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en 1939 el “Queen Mary” fue asignado a tareas de transporte de tropas. El navío fue entonces pintado con un tono grisáceo para camuflarlo, lo que le valió el sobrenombre de “el Fantasma Gris”.

Era tan codiciado por los adversarios nazis, que se ofreció 250.000 dólares de recompensa y la Cruz de Hierro para el capitán de submarino que lograra hundirlo. En unas maniobras nuestro ‘Fantasma Gris’ embistió al barco inglés Curacoa. Más de 300 soldados ingleses perdieron la vida en aquel accidente. Cuarenta años después de los hechos relatados, se habilitó el lugar exacto de la colisión, para que un equipo de televisión dejara cámaras grabando, evidentemente en aquellos momentos en el lugar, solo estaban las cámaras. Al comprobar las grabaciones, el audio recogió: voces, gritos y golpes que algunos lo atribuyen a los soldados ingleses del Curacoa.

El 10 de julio de 1966, John Pedder, mientras realizaba tareas de mantenimiento en la sala de máquinas, es aplastado en un accidente por la puerta número 13 de esta sala. A raíz de este luctuoso hecho, surgen no pocos testimonios de personas que afirman ver vagar por los pasillos de la sala de máquinas la figura espectral de un joven que al llegar a la puerta número trece se desvanece en ella. Pero en el Queen Mary el misterio no se hace esquivo; llantos de proveniencia incierta en la guardería infantil de tercera clase, donde al parecer murió un niño en extrañas circusntancias; figuras espectrales que se pasean por los pasillos de primera clase y por el salón de la Reina, marcas de agua en la piscina cuando ésta estaba sin una sola persona en su interior, incluso escuchándose sonido de chapoteos que brotan entre el silencio de la solitaria estancia. Estas son a grandes trazos algunas historias que se cuentan, sin duda alguna alimentadas por las diversas muertes, naturales unas, sospechosas otras, que se sucedieron mientras estuvo en activo antes de que el 9 de diciembre de 1967 cruzara el Atlántico por última vez.

Hoy en día es un hotel de lujo en Long Beach, pero mucha gente no se atreve a entrar en él por estar considerado uno de los centros con mas actividad paranormal del mundo.

Queen Mary

Submarino UB-65

Subimos al UB-65, un submarino alemán que estuvo en servicio durante la Primera Guerra Mundial y que ya antes de abandonar los astilleros, se vio envuelto en la desgracia al morir un trabajador aplastado por una viga. Durante las pruebas iniciales de navegación, tres de sus tripulantes murieron asfixiados al llenarse de gases nocivos la sala de máquinas. En el momento de realizar su primera inmersión, el marinero que realizaba la revisión de la escotilla inexplicablemente se lanza al agua y es arrollado por el remolino del submarino. Una vez iniciada la maniobra de inmersión, el capitán da la orden de estabilizar a los diez metros de profundidad, pero el submarino no responde y choca contra el fondo, permaneciendo allí durante horas hasta que de forma repentina vuelve a responder a los controles y asciende a la superficie. Tras estos hechos, fue revisado y dado por apto para su utilización. En el instante en el que fue armado, la cabeza de uno de los torpedos estalló y mató a nueve personas. A estas desgracias debemos sumar la muerte del capitán, suicidios, apariciones espectrales de algunos antiguos tripulantes. Los tripulantes del submarino llegaron a solicitar a un sacerdote un exorcismo. El 10 de julio de 1918, fue destruido por un submarino norteamericano.

Carroll A. Deering

Uno de los barcos fantasmas más famosos de la costa este de los Estados Unidos. En 1921, la goleta Carroll A. Deering regresaba de sudamérica después de entregar carbón y fue visto por última vez por un barco cerca de Cape Lookout. Durante varios días quedó atrapado en Diamond Schoals, un área famosa por haber provocado anteriormente varios naufragios. La ayuda llegó muchos días después pero el Carroll A. Deering estaba completamente vacío. El equipo de navegación no estaba y tampoco las balsas salvavidas. Si bien no había señales de violencia ni nada por el estilo, el gobierno de los Estados Unidos desató una investigación masiva en donde se descubrió que muchos otros barcos habían desaparecido antes por esa zona. Una de las teorías que más sonaron en relación al Carroll, fue la de que fue víctima de piratas o traficantes de ron. Otros dicen que hubo amotinamiento pero la verdad jamás se supo.

f1ia8y

El Ourand Medan

En 1947 dos barcos estadounidenses recibieron llamadas de auxilio de un miembro identificado como parte de la tripulación de la nave holandesa Ourang Medan. El interlocutor declaraba que necesitaba ayuda y que gran parte de la tripulación estaba muerta. Los mensajes se acumularon y se fueron haciendo más bizarros terminando en uno que simplemente decía “Yo muero“. Al llegar la ayuda, encontraron el Ourang Medan en perfectas condiciones pero a la tripulación entera, muerta y en posiciones extrañas y con las caras en expresión de horror. Antes de que la investigación comenzara, el barco explotó y se hundió. Algunos dicen que el Ourang Medan cargaba con nitroglicerina ilegal que no se aseguró debidamente y empezó a filtrarse en el aire. Otros dicen que fue víctima de extraterrestres o alguna otra forma de actividad paranormal…

El Baychimo

El Baychimo era un barco de vapor propiedad de la compañía Hudson Bay y zarpó por primera vez a principios de 1920. Era usado para el intercambio de pieles con los ‘Inuits’ en el norte de Canadá hasta que en 1931 quedó atrapado entre masas de hielo en Alaska. Ante varios intentos fallidos de liberar al Baychimo, la tripulación fue evacuada por aire y tras una ventisca que rompió el hielo, el barco quedó liberado pero fue abandonado a su suerte debido a que quedó muy dañado. Hudson Bay asumió que no sobreviviría al invierno pero asombrosamente permaneció a flote y a la deriva en aguas de Alaska por 38 años. El Baychimo se convirtió rápidamente en una leyenda local y frecuentemente era avistado cerca del hielo por eskimales y otros navíos. Fue visto por última vez en 1969 y desde entonces no ha sido visto, asumiéndose ahora sí que en efecto alguna tormenta lo hundió.

Octavius

En 1761, un barco llamado Octavius partió de Londres con su carga con destino a China. Habiendo llegado bien a su destino y después de recoger otra carga para el viaje de regreso, el capitán decidió coger una ruta más corta a través del Paso del Noroeste, que hasta ese momento nunca se había realizado con éxito. La nave desapareció misteriosamente, pero trece años más tarde volvió a aparecer como un barco fantasma. El 11 de octubre 1775, el barco ballenero The Herald estaba trabajando en las aguas del oeste de Groenlandia, cuando observó un barco a la deriva. Abordaron la misteriosa nave y se encontraron toda la tripulación bajo la cubierta congelada como si intentaran escapar del frío. El capitán se encontraba en su camarote, sentado en su escritorio, también congelado con la pluma en la mano escribiendo una entrada del registro de navegación. La nave era el Octavius, y según la última entrada del registro que el capitán estaba escribiendo en 1762, el barco se quedó bloqueado por el hielo del Ártico. Al parecer, después de que las provisiones del buque se acabaran la tripulación murió congelada. La tripulación del Herald, pensando de que se trataba de una maldición, dejó abandonado el Octavius sin tocar nada. Ni el Octavius ni su tripulación volvieron ha ser vistos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el año 1970, el Queen Mary desempeñó su papel en la película La aventura del Poseidon del director Irwin Allen, que fue ganadora del Óscar por efectos visuales. Apareció también en el filme Pearl Harbor de 2001, donde aparecen Ben Affleck y Kate Beckinsale en una escena de romance, y en la película Titanic, en algunas de las escenas donde el barco está amarrado en el puerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s