Pascua en la Isla de Pascua

Cuando comenzó febrero, la mágica Rapa Nui redobló su influjo misterioso con su fiesta mayor, denominada Tapati, para conmemorar sus costumbres a medio camino entre el deporte extremo y el folclore. La algarabía prosigue con las fiestas de Pascua, efeméride que celebra el encuentro con el navegante holandés que la descubrió hace 300 años…

Por Javier Caballero

Una diminuta mota en el oceáno, una migaja de suelo calizo que se divorció del mundo, distante, críptica, irreal. Tras horas de mar desde Santiago de Chile parece un milagro aterrizar sobre su liliputiense aeródromo de Mataveri, si bien paradójicamente dispone de una infinita pista (la más larga del mundo) que financió la NASA en los 60 por si alguno de sus artilugios espaciales necesitaba tomar tierra de urgencia en medio de la nada. Gajes de la Guerra Fría.

Isla de Pascua sigue ejerciendo un poderoso influjo por mucho que la ciencia trate de desentrañar los pocos misterios que aún le quedan, sea por su magnetismo por la remota localización (casi cuatro horas de avión a 3.700 kilómetros de la costa o conti), sea por sus moáis brotados por ensalmo, su historia de esclavitud, expolio y colonización o por el exotismo histórico que desprende un lugar que huye de la globalización.

Estos días el influjo se redobla y la isla del silencio celebra su onomástica, que en inglés todos conocen como Easter Island. Con el colonialismo cristiano por bandera, el nombre de Isla de Pascua le fue dado por el navegante holandés Jakob Roggeveen, quien la descubrió el 5 de abril de 1722, fecha correspondiente al día de Pascua de Resurrección de Jesucristo.

Así, en la isla procesionan santos tallados en madera traídos hace años del continente en una mezcla de cristianismo y folclore polinesio. En la celebración del sacramento de la misa de Resurrección todo el pueblo de Hanga Roa se reúne a cantar salmos y aleluyas. Sus dioses conviven en armonía con aquel monoteísmo que facturaron en su equipaje los europeos de ultramar.

Foto: Eric Lafforgue -Vía Flickr
Foto: Eric Lafforgue -Vía Flirck

Feliz destierro de la civilización

El domingo de Resurrección abrocha unas fiestas que arrancaron hace dos meses. Cuando comienza febrero los pascuenses (ellos prefieren que les llamen rapa nui, innegable genotipo polinesio) celebran su fiesta mayor denominada Tapati para conmemorar sus costumbres a medio camino entre el deporte extremo y el folclore, honrar a sus antepasados y lanzar un grito a la Humanidad.

«Aquí estamos, festejando nuestra insularidad, nuestro destierro gozoso de la civilización, nuestras raíces polinesias, ¡bienvenidos a la fiesta más lejana de la Tierra!», parecen exclamar con esa cara de malas pulgas tras danzar sus bailes rituales mezcla de hakas y suaves coreografías hawaianas con frenesí de percusión.

Huele a curanto de piedras candentes y pollo asado, a pinturas (kiea) y a henna, a banano, a madera tallada en forma de moáis o petroglifos. Se celebra su carnaval, la gran kermesse de Easter Island que sigue concitando a científicos de National Geographic, antropólogos, turistas de bolsillo desahogado, fotógrafos y surferos buscadores de olas gigantes patrocinados por grandes marcas.

Lucha de clanes

Durante esos días, antes los ojos de turistas atónitos que llenan cabañas y hoteles (uno regentado por el español Anselmo), dos clanes se enzarzan en una competición de dos semanas. Es la excusa para engalanar su diminuta capital, Hanga Roa, y que el alcohol riegue más que de costumbre cada hora del día, así como excelentes ceviches y gastronomía mestiza y acrisolada.

Durante el desenlace de la competición una joven o uka de unas de las familias fue elegida reina y gozará de un año privilegiado al estilo de las misses occidentales. Supone el broche a sus fiestas y ferias, reforzado por una cabalgata populachera donde se reúnen los 2.500 habitantes de este confín cuyos antepasados pensaron durante siglos que su únicos vecinos eran el Sol y la Luna. Por eso allí siguen recordando al viajero que ha llegado a ‘tepito te henua’, o sea, el ombligo del mundo.

Foto: Eric Lafforgue -Vía Flickr
Foto: Eric Lafforgue -Vía Flirck

Ritos poco aconsejables

Con el volcán Ranu Raruku como testigo -la marmita de un gigante dormido- los más fornidos pascuenses (aitos) no han de jugarse la vida para atrapar el mágico huevo de una gaviota en los únicos farallones que emergen tímidamente del mar, como recrea la película Rapa Nui, o sea la leyenda del tangata manu u hombre pájaro. A cambio de aquel rito, más legendario que real, galopan a caballo, lanzan jabalinas, nadan y bucean en el Pacífico y navegan en totoras en una especie de triatlón, se deslizan a lomos de troncos de plátano ladera abajo, pescan con lanza en la hermosa playa de Anakena y rivalizan en cantos rimados (he riu tupuna).

Imbuidos por el poder y la protección de sus antepasados (los moáis y sus altares ahu representan la genealogía de cada familia pascuense), los hombres pájaro (que honran al rey Hotu matu’a) se precipitan sobre una inclinación de 45 grados y con unas velocidades desaconsejadas y temerarias por la verde grama del cerro Pui.

Haka Pei la llaman a esta competencia, concurso que transcurre bajo la mirada de los sabios que toman nota y se deleitan, al igual que todo el pasaje foráneo y absorto que a diario trae la aerolínea Lan para poder contar de regreso que han participado de las fiestas más remotas del planeta.

Foto de Javier Caballero -Chile-
Foto de Javier Caballero -Chile-

La población nativa actual de la Isla de Pascua es bilingüe, hablando con facilidad tanto español como Rapa Nui o pascuense, que es la lengua usada comúnmente por los isleños en su ámbito familiar y coloquial. El español es usado para interactuar con los habitantes de la isla provenientes de Chile continental y con los visitantes.

Anuncios

Un pensamiento en “Pascua en la Isla de Pascua”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s