Criaturas aterradoras, míticas y celtas

La cultura celta siempre se mostró temerosa de las fuerzas del mal. Los antiguos celtas tenían a cientos de deidades, pero como sucede con la mayoría de las culturas, también tuvieron a sus demonios. Algunos de los “monstruos” celtas originalmente eran dioses que posteriormente fueron demonizados como criaturas paganas, cuando muchos de los celtas se pasaron al cristianismo..

C8F

Dearg-due

Sabemos que Bram Stoker (un irlandés) creó a Drácula en su obra maestra, pero también hay un vampiro que vive justo en Irlanda. Dearg-due, un nombre irlandés que significa “chupador de sangre rojo”, es un demonio femenino que seduce a los hombres para drenar su sangre.

Según la leyenda celta, una mujer irlandesa que era famosa en toda la nación por su belleza, se enamoró de un campesino local, un hombre inaceptable para el padre de la dama. El padre la obligó a casarse con un hombre rico que la trataba muy mal y, eventualmente, ella se suicidó.

La mujer fue sepultada cerca del árbol Strongbow en Waterford, y una noche se levantó de su tumba para vengarse de su padre y de su esposo, succionándoles la sangre hasta que quedaron sin vida. Ahora conocida como Dearg-due, la vampira emerge al mundo una vez por año, usando su belleza para seducir a los hombres a los que dará muerte.

Pero no hay de qué preocuparse, pues existe una forma de derrotar a Dearg-due. Para impedir que salga de su sepultura, simplemente se construye una pila de piedras sobre su tumba. Eso impedirá que ataque hasta el próximo año.

Dullahan

Otro monstruo legendario irlandés es Dullahan, un nombre que puede traducirse como “hombre de negro”. Muchas veces retratado en la ficción y en los juegos de video contemporáneos, este mensajero de la muerte es la versión irlandesa del jinete sin cabeza.

Dullahan es un caballero sin cabeza que va montado sobre un caballo negro con ojos en llamas, cargando su cabeza bajo el brazo. Cuando deja de cabalgar, un ser humano muere. Algunas versiones de esta leyenda cuentan que Dullahan arroja baldes de sangre a las personas que se cruzan en su camino, mientras que otras dicen que él simplemente llama a la persona que morirá en breve.

Tal como sucede con la mayoría de las fuerzas del mal, el Dullahan tiene una debilidad: el oro. La criatura posee un miedo irracional a la sustancia, por eso, para cualquier viajero solitario que camina durante la noche, sería aconsejable cargar alguna joya de oro en caso de tener un encuentro con este monstruo.

Banshee

Una famosa criatura irlandesa que algunos dicen hace equipo con Dullahan, es el Banshee. Es un espíritu femenino cuyo lamento, si se escucha al salir de casa, predice la muerte de uno de los moradores. Varias versiones de la leyenda del Banshee dicen que el temido fantasma andaba al lado de Dullahan en un carruaje negro tirado por seis caballos negros. Sin embargo, la mayoría de las leyendas nos hacen creer que el Bashee por sí solo ya es suficientemente aterrador.

Las descripciones sobre su apariencia varían, desde una vieja bruja a una hermosa joven, pero todas concuerdan en que su lamento puede escucharse tres veces antes de que alguien muera.

Banshee
Banshee

Balor

Balor es el dios demoníaco de la muerte en la mitología celta. Portando un solo ojo y una pierna enorme, la criatura maligna era el rey de los Fomori, demonios que habitaban las oscuras profundidades de lagos y mares.

Balor puede quitarle la vida a alguien con el simple hecho de mirar a la persona con su ojo malvado, por lo que lo mantiene cerrado la mayor parte del tiempo para no ir tropezando constantemente con cadáveres. El dios de la muerte proveía a los Fomori las víctimas, pero la raza del mal fue abandonada a su propia suerte cuando Balor murió a manos de su hijo Lug, que lo golpeó con una resortera.

Ahora los Fomori regresaron a sus aguas y se transformaron en monstruos marinos que se alimentan de seres humanos.

Sluagh

Aunque estos no sean “demonios”, los Sluagh son criaturas aterradoras que cazan almas. Según el folclore irlandés, los Sluagh son pecadores muertos que vuelven como espíritus malignos. Estos espíritus vienen del oeste, volando en grupo, como bandadas de pájaros, e intentan ingresar a la casa donde hay alguna persona agonizando para robar su alma.

Algunas familias irlandesas mantenían en todo momento bien cerradas las ventanas que daban al oeste para que los Sluagh quedaran fueran de sus casas. Algunos dicen que los Sluagh son la versión irlandesa de Wild Hunter, un cuento popular europeo sobre perros fantasmas o espíritus que viajan por ahí en grupo, prediciendo muertes y desastres.

Carman

Carman es la diosa celta de la magia negra. Esta hechicera destructiva se paseaba con sus tres hijos: Dub (“oscuridad”), Dother (“mal”) y Dain (“violencia”), destruyendo cualquier cosa o a cualquiera que se entrometiera en su camino.

Carman puso una plaga en las culturas de Irlanda y aterrorizó a los irlandeses hasta que Tuatha De Dannan, los “pueblos de la diosa Danu”, usaron su magia para luchar, derrotándola y llevándose a sus hijos a través del mar.

Bestia Aulladora

Otra criatura celta maligna que asemeja a una quimera es la Bestia Aulladora, un monstruo con la cabeza de una serpiente, el cuerpo de un leopardo, la parte trasera de un león y los cascos de un ciervo. Según la leyenda, es el resultado de la unión entre una princesa y un demonio.

El lamento constante de la bestia es comparado con el sonido de treinta perros aullando (de ahí el motivo de su nombre). La Bestia Aulladora, conocida por su rapidez, fue perseguida por muchos caballeros, y en la mitología celta fue perseguida por Pellinore, un personaje artúrico.

La bestia aparece no solo en las leyendas del Rey Arturo, sino que también en el cuento de Edmun Spenser “La reina de la hadas” que, en parte, aborda la relación entre Inglaterra e Irlanda en el siglo XVI. Dicen que solo los caballeros del Santo Grial son capaces de matar a la bestia.

Kelpie

Kelpie es un monstruo que puede asumir diversas formas, pero generalmente se presenta con la forma de un caballo. Kelpie galopa por toda Irlanda, con la apariencia de un pony perdido, intentando engañar a las mujeres y niños para que lo monten. Pero lo raro sobre este pony es que su crin siempre está salpicando agua. Si una mujer monta al monstruo, correrá al agua, ahogando a su víctima y, en seguida, la llevará a su refugio para comerla.

En ocasiones, este demonio irlandés se transforma en un hombre bello para atraer mujeres a su trampa, pero una señal de que se trata de un kelpie es que “el hombre” tiene algas en el cabello. Así que, si conocen a un sujeto con algas en la melena, lo mejor es no ir a casa con él.

Kelpie
Kelpie

Caorthannach

Caorthannach, considerada por algunos la madre del diablo, es un demonio que fue combatido por San Patricio cuando expulsó a las serpientes de Irlanda.

Se cuenta que el santo estaba en un monte ahora conocido como Croagh Patrick y expulsó a todas las serpientes y demonios fuera de la isla Esmeralda (más conocida como Irlanda) hacía el mar, para que se ahogaran. El monstruo, sin embargo, logró escapar – Caorthannach, la escupe-fuego. El demonio se deslizó por debajo de una montaña, lejos del santo, pero Patricio pudo verla, y la siguió sobre el caballo más rápido de Irlanda.

La persecución fue larga, y Caorthannach sabía que San Patricio requeriría de agua para aliviar su sed en el camino, entonces escupía fuego mientras huía, envenenando cada pozo de agua por el que pasaba.

Aunque el santo estuvo desesperadamente sediento, se rehusó a beber de los pozos envenenados y oró pidiendo orientación. Patricio finalmente llegó a Hawk Rock, donde esperó por Caorthannach. Cuando el demonio se acercó, Patricio la sacó de su escondrijo y la expulsó de Irlanda con una sola palabra. El demonio escupidor de fuego se ahogó en el océano, dejando atrás una protuberancia que dio origen al famoso Hawk’s Well.

Leanan Sidhe

Tanto una musa como un demonio, Leanan Sidhe es otro de los vampiros mitológicos de Irlanda. El hada era una bella mujer que estaba dedicada a dar inspiración a los poetas y músicos – a cambio de sus vidas.

Ella haría del artista su amante, compartiendo su inteligencia, creatividad y magia, pero cuando se marchaba, los hombres se deprimían tanto que terminaban muertos. Leanan Sidhe, entonces, llevaba a sus amantes a su foso. En lugar de succionar la sangre directamente de sus víctimas, Leanan Sidhe era creativa, y recolectaba la sangre en una olla roja enorme, que era la fuente de su belleza e inspiración.

Como sucede con Dearg-due, para evitar que Leanan Sidhe surja de su tumba, se debe colocar una pila de rocas sobre esta.

BED

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s