Sobre la pena de muerte y los métodos aplicados

La potestad de la sociedad de aplicar la pena de muerte en determinados casos a uno de sus individuos, no se discutía. En las distintas culturas variaban las formas de ejecución, los delitos merecedores de la pena capital, la discriminación entre ciudadanos libres y esclavos en cuanto a su aplicación, los atenuantes o agravantes contemplados.., pero la pena de muerte en sí no se cuestionaba, y el discurso favorable a su aplicación apenas sufrió alteraciones a lo largo de los siglos..

Pena-de-muerte

Muchos registros históricos, así como prácticas tribales primitivas, indican que la pena de muerte ha sido parte de los sistemas penales desde el principio de la existencia de los mismos. Siguió siendo un castigo habitual en las ciudades estado sumerias, en el antiguo Israel, en Babilonia y Persia, en Grecia y en Roma. A lo largo de la Edad Media, la pena capital siguió siendo muy común no sólo en Europa occidental, sino también en Bizancio y en la América precolombina. Con el paso de los años, la pena capital se impuso con mas fuerza y frecuencia, y de manera mas cruel y despiadada, en donde se diseñaban “maquinas” para torturar al acusado que no solo debía renunciar a su vida sino además, debía sufrir dolores insoportables hasta el ultimo respiro.

Es en el siglo XVIII cuando el mundo comienza a cuestionarse si la pena de muerte tiene alguna finalidad “beneficiosa” dentro de la sociedad. A mediados de siglo se instaura una gran polémica acerca de la pena capital que  se traslado en el tiempo hasta la actualidad, en donde surgieron dos grandes corrientes a propósito de: la abolicionista y la anti-abolicionista. Como gran defensor de la pena de muerte podemos citar a Rousseau en su obra El Contrato Social: “Todo malhechor, atacando el derecho social, conviértese en rebelde y traidor a la patria. La conservación del Estado es entonces incompatible con la suya; es preciso que uno de los dos perezca”.

En contrapartida tenemos a los representantes de la corriente abolicionista, como lo son Voltaire y Cesare de Beccaria, que en su obra De los Delitos y las Penas profesa la inutilidad de la pena capital, y por tanto, al ser inútil, aboga por su desaparición. Después de los esfuerzos de ilustrados como Cesare Beccaria, la guillotina fue el símbolo del Reino del Terror en la época de la Revolución francesa. Karl Marx escribió que «el mundo jamás se ha corregido o intimidado por el castigo». En el siglo XX, estados autoritarios (por ejemplo, varios con regímenes fascistas o comunistas) han usado la pena de muerte como un método de opresión política.

La pena de muerte ha sido aplicada en el mundo oriental, en el griego, en el romano, incluso en las instituciones jurídicas de la Iglesia imperial, bárbara, feudal y de la Inquisición, consolidándose poderosamente en la Edad Media, particularmente en los siglos XVI, XVII y XVIII.

La preocupación por la compleja cuestión de la pena de muerte no es patrimonio exclusivo de nuestro tiempo. Sin embargo sigue concitando la atención, el debate intelectual y hasta la acalorada polémica. Es verdad que el siglo XXI que hemos comenzado a transitar es testigo de una sensibilidad creciente a poner límites a la aplicación de la pena de muerte, al menos para delitos comunes. Pero no menos es verdad que aún hoy más de sesenta Estados la sostienen y aplican en sus jurisdicciones. Argumentos a favor y en contra se suceden y aspiran a tener vigencia legal. Todos somos conscientes que la sociedad civil está llamada a administrar justicia, mediante sus magistrados, y no venganza, llevando así a la sociedad en su conjunto la paz, la seguridad y la armonía requeridas.

pena-de-muerte-2

Métodos empleados para aplicar la pena capital 

El escafismo: Data de la época del Imperio Persa, cuya historia conocemos, en gran parte, por la visión que de ellos nos dieron sus contemporáneos griegos. «Escafismo» viene del griego skaphé, que viene a significar algo así como «vaciado». Se colocaba a la víctima en una cajón de madera al que se realizaban varios agujeros con el fin de introducir las extremidades del condenado. Se untaban éstas con leche y miel con la finalidad de atraer a todo tipo de insectos.  Al condenado se le obligaba a ingerir la leche y la miel hasta el punto de producirle diarrea severa. Con el paso del tiempo iba siendo devorado e infectado poco a poco por los insectos. Se le obligaba a beber agua para deshidratarse y durase mas su tortura.

El toro de Falaris: LLeva su nombre por Falaris, uno de los más terribles tiranos de Sicilia. Falaris pidió que le construyeran un nuevo y eficaz instrumento para la tortura y el asesinato, siendo Perilous el griego quien no tardó en complacer al tirano. El flamante dispositivo constaba en un enorme toro de bronce puro, dentro del cual se introducía al condenado. El toro tenía una entrada que sólo podía abrirse desde afuera, unos orificios en la nariz y en los ojos. Debajo del toro se hacía una inmensa fogata, el toro se calentaba y se enrojecia, salía humo por los orificios de la nariz y un color rojo brillaba siniestramente en los orificios de los ojos. Según se cree, el primero en caer dentro del toro de Falaris fue Perilous el griego, condenado por el propio Falaris.

El desollamiento: Quizá uno de los métodos más poco civilizados y salvajes de castigo. Utilizado desde la antigüedad hasta la Edad Media, y en algunos países hasta el siglo XX. El despellejamiento fue utilizado sobre todo en criminales que robaban en lugares sagrados, traidores, soldados capturados y brujas. Consistía en remover la piel del prisionero mientras este aún estaba vivo. Podía ser tortura o pena de muerte según la cantidad de piel retirada. En algunos casos las sesiones podían durar días y se removían pequeñas partes del cuerpo (cabeza, pies o manos); o en otros casos se retiraba toda la piel hasta la muerte del reo . En la Edad Medía la técnica consistía en practicar un corte en forma de T en la espalda de la víctima, y a partir de ahí se iba retirando la piel poco a poco. La ejecución se realizaba en público, y después la piel se exhibía como recordatorio de lo que no se debía hacer. Generalmente se utilizaban cuchillos, pero también rastrillos, pinzas y garfios.

13861106816486_f

Rompiendo la rueda: La rueda de Catherine era un instrumento de tortura utilizado para la pena de muerte en la Edad Media y principios de los tiempos modernos para la ejecución pública. Fue utilizado durante la Edad Media y todavía estaba en uso en el siglo XIX. La rueda era una forma de tortura antes de su uso en Francia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Rumania, Rusia, los EE.UU. y otros países. La rueda era típicamente una gran rueda de carreta de madera con muchos rayos radiales. Los condenados eran atados a la rueda mientras se les  golpeaba con un palo o garrote de hierro.

La dama o la doncella de hierro: Consistía en una gran estructura de metal, con rostro de mujer, similar a un sarcófago; ésta estructura era hueca y cabía una persona dentro, pudiéndose colocar en forma vertical. La parte frontal interna tenía ocho mortales púas que penetraban fácilmente la carne de quien se colocaba allí. Al colocar a la víctima dentro y cerrar la puerta frontal, otras trece púas se introducían en la carne. Cada una de ellas se clavaba en un lugar estratégico para que al penetrar a la víctima, ésta se mantuviese con vida, desangrándose dentro lenta y agónicamente hasta la muerte.

Breaking-Wheel-600x496

Empalamiento: El empalamiento es un método de tortura y ejecución donde la víctima es atravesada por una estaca. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto o por la boca. La estaca se solía clavar en el suelo dejando a la víctima colgada para que muriera. Se sabe que ya utilizaron esta cruel forma de ejecutar a un reo, los asirios y babilónicos en la Antigüedad y más tarde fue el instrumento favorito de los afganos y turcos. Los anglosajones utilizaron esta forma de ejecución en la Edad Media para las madres infanticidas. También su usó en Francia hasta el s. XVII. El instrumento ejecutor era un poste de madera ensebado y aguzado por un extremo. Al reo se le separaban las piernas al máximo y el verdugo introducía el extremo puntiagudo por el ano empujando el palo lentamente por medio de golpes dados con un mazo de madera. Evitando con habilidad órganos vitales, hacía avanzar la punta del palo hasta que salía por un hombro cerca de la escápula.

Dibujo y despiece: Era una forma espectacularmente horrible y pública de la tortura y ejecución, y estaba reservado sólo para el delito de Traición a la Patria, que se consideró más atroz que el asesinato y otros delitos de capital. Se aplicaba sólo a los delincuentes varones, excepto en la Isla de Man. Las mujeres declaradas culpables de traición eran condenadas a la hoguera, un castigo cambiado a la horca por la Ley de Traición a la Patria de 1790 en Gran Bretaña. En primer lugar el condenado era arrastrado en un obstáculo (un marco de madera) hasta el lugar de ejecución. El reo era colgado por el cuello durante un período de tiempo relativamente corto. Después de que se le abriera el vientre, era castrado y se le quemaban las entrañas y los genitales, hasta terminar quemándole los ojos. Finalmente, el cuerpo era decapitado y se dividía en cuatro partes con la intención de exhibirlo y exponerlo en diferentes partes de la ciudad.

Drawing-and-Quartering-600x450

Hoguera: Consiste en quemar vivo al condenado sobre matorrales y maderas. Dado el tiempo que tardaba el condenado a morir, la hoguera se convirtió en un método de ejecución muy doloroso. Esta forma de ejecución está muy relacionada con ejecuciones por motivos religiosos, se le otorgaban efectos de purificación. La Santa Inquisición utilizó el fuego como forma de condenar la brujería o la herejía. Una de las ejecutadas por esta vía más famosas fue Juana de Arco. En numerosas ocasiones el reo o víctima de la hoguera no moría por contacto directo con el fuego, sino por asfixia, un ataque cardíaco o producto del intenso humo producido por el fuego a la pira al ser respirado continuamente.

La horca: es el método de ejecución mediante estrangulamiento más utilizado a lo largo de los siglos. Presente ya en la antigüedad y citado en la Biblia, presumiblemente fue de utilización posterior al estrangulamiento mediante las manos, a partir del momento en que los homínidos empezaron a manipular utensilios como los pedernales y las lianas, ampliando así su capacidad agresiva. Como ejecución judicial, a partir del siglo XVIII, sobre todo en Inglaterra, se buscará mejorar la forma de ejecución, con la finalidad de conseguir una muerte lo más rápida e indolora posible. En el mundo anglosajón será donde más se utilizará la horca, siguiendo la tendencia marcada por Inglaterra. Esta es la razón por la que los relatos y las películas del Oeste están llenas de escenas de ahorcamientos improvisados u organizados a raíz de alguna sentencia judicial. En España, la horca es el método de ejecución más común hasta el año 1832, momento en que es sustituida de forma sistemática por el otro método de estrangulamiento, el garrote.

La guillotina:  Fue la máquina utilizada para aplicar la pena capital por decapitación en varios países europeos como Francia, Reino Unido, Bélgica, Suecia, Italia, la antigua República Federal de Alemania y en la antigua República Democrática de Alemania. Aunque esté asociada con la Revolución Francesa de 1789, durante la cual se empezó a utilizar en Francia, se utilizaba en otros países europeos desde el siglo XIII. Aunque la decapitación manual, mediante espada o hacha, se ha utilizado desde tiempos remotos, la decapitación mecánica no parece ser tan antigua. Hasta el siglo XX, era común que la guillotina estuviera elevada sobre un cadalso y pintada de rojo. Una ejecución puede completarse en menos de un minuto. Al principio el corte de la hoja era horizontal, pero debido a los errores en las pruebas realizadas con cadáveres se inclinó el corte para cortara eficazmente.

Garrote-600x454Garrote vil:  Es un dispositivo que estrangula a una persona hasta la muerte. El dispositivo ha sido utilizado en España hasta que fue prohibido en 1978 con la abolición de la pena de muerte. Normalmente consiste en un asiento en el que se coloca al prisionero mientras el verdugo aprieta una banda de metal alrededor de su cuello hasta que muere. Algunas versiones del garrote incorporan un perno de metal que presiona la médula espinal hasta romper el cuello. La víctima puede pasar a un estado de convulsiones severas y dolorosas y, a continuación pasar a la muerte. La última mujer ejecutada en España fue Pilar Prades Expósito, la presunta envenenadora de Valencia (sin pruebas que mostrasen total evidencia), en la cárcel de esta ciudad en 1959. Los últimos hombres en pasar por el garrote fueron el anarquista catalán Salvador Puig Antich, en la Cárcel Modelo de Barcelona, y el delincuente común Georg Michael Welzel en la de Tarragona. Tuvieron lugar el 2 de marzo de 1974. Andorra fue el último país en el mundo para prohibir su uso, en 1990. Sin embargo garrote sigue siendo común en la India.

La silla eléctrica: El mes de febrero del 2008, 118 años después de una longeva trayectoria como método para ajusticiar a los condenados a muerte, la silla empezaba a tener los días contados. El Tribunal de Nebraska, decidía por seis votos contra uno, que ‘existía evidencia’ de que electrocutar a los reos infligía ‘inmenso dolor y sufrimiento agonizante’. Lo que suponía un ‘castigo cruel e inusual’, por lo que era prohibido por la octava enmienda de la Constitución de Estados Unidos. La historia de este método punitivo se remonta al 6 de agosto de 1890. Ese día William Kemmler, acusado de asesinar a su amante con un hacha, se convirtió en el primer condenado a muerte ejecutado en la silla eléctrica. Una máquina de ajusticiar inventada por un empleado de Thomas A. Edison, Harold P. Brown, contratado para desarrollar un sistema de electrocución para ejecutar reos. Su ‘fichaje’ se debía a la búsqueda en 1886 de un sistema alternativo, más humano hasta el que se venía utilizando hasta entonces, la horca. Brown desarrolló un sistema basado en la corriente alterna, que según su criterio era más adecuado para las ejecuciones que la corriente continua.

30_penademuerteh_0

La pena de muerte en la actualidad

Más de la mitad de los países del mundo han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica en los últimos años. En la última década, una media de más de tres países al año la han suprimido en su ordenamiento jurídico, o si ya lo habían hecho para los delitos comunes, la han extendido a todos los delitos. Los defensores de los derechos humanos sospechan que las estadísticas de las ejecuciones son poco fiables porque muchos países lo mantienen en secreto para evitar la condena internacional. Todavía en el siglo XXI hay países donde son frecuentes las muertes extrajudiciales organizadas desde el poder.

Las ejecuciones en África quedan camufladas entre los constantes conflictos armados e interétnicos, las cifras son incompletas porque tanto gobiernos como guerrillas son responsables de ejecuciones extrajudiciales. En Asia existen las situaciones más graves respecto a la pena de muerte. En China se aplica por delitos menores y en Irán se llevan a cabo ejecuciones, algunas por delitos sexuales, en aplicación de la ley islámica. Uno de los métodos utilizados es la lapidación, también empleado por países como Siria, Jordania, Arabia Saudí, entre otros.

Gran parte de las ejecuciones legales realizadas en la última década fueron públicas. Irán, Irak, China, Nigeria, Pakistán y Arabia Saudí fueron los países en donde estos acontecimientos fueron presenciados por miles de personas. Más de la mitad de países que todavía imponen la pena de muerte tienen estatutos que prohíben su aplicación sobre menores de 18 años y solamente se tienen noticias recientes de ejecuciones en EEUU, Pakistán, Bangladesh, Barbados, Irán y Ruanda.

753

Acuerdos internacionales

En la Declaración Universal de Derechos Humanos se estipula el derecho a la vida y el derecho a no ser sometidos a tratos inhumanos o degradantes. Una de las novedades registradas en los últimos años ha sido la adopción de tratados internacionales mediante los cuales los Estados se han comprometido a no recurrir a la pena capital.

La pena de muerte ha sido un castigo contemplado en las costumbres y en los ordenamientos jurídicos de las distintas culturas desde los albores de la humanidad. En ella se ve la superación de la simple venganza, estableciendo los casos en los que el reo de un delito debe pagar sus culpas con la vida. Sin embargo, sólo en ámbito occidental han madurado una reflexión y un debate serios a nivel filosófico y teológico, que cuestionan su legitimidad y utilidad para la sociedad.

CFA

La pena de muerte es una vejación contra la dignidad humana y que atenta contra la ética que tanto intentamos inculcar a los jóvenes de hoy en día. Cabe destacar, que ingresar a un criminal en prisión sirve para rehabilitarlo, y que, un día, pueda volver a la sociedad como uno más. Sin embargo ¿Cómo ha de volver alguien que ya está muerto?..

Fuentes: Wikipèdia, Enciclopèdia filosòfica, Amnistía Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s