El Spiricom: la máquina para hablar con los muertos

“He estado trabajando para la construcción de un aparato para ver si es posible que las personas que han dejado esta tierra puedan comunicarse con nosotros nuevamente. “ Esas son las palabras del gran inventor Thomas Edison en una entrevista en el octubre de 1920 en The American Magazine…

Desde los tiempos más antiguos el ser humano ha intentado comunicarse mediante arcaicos rituales con lo que actualmente conocemos como “Más Allá”, llegando esta técnica a evolucionar junto al hombre hasta alcanzar su punto más álgido dentro de la sociedad en el siglo XIX, denominando a ésta comunicación “espiritismo”.

Según el Doctor en Antropología José Luis Cardero, los muertos se han manifestado desde los tiempos más primitivos, cuando el cadáver de nuestros semejantes se introducía en un agujero, se le pintaba con ocre rojo, o se le ponía algún hueso de animal encima, manipulándolo con éste tipo de costumbres para evitar su peligrosidad en caso de que intentara comunicarse con los vivos.

La tecnología comienza a tomar fuerza en el siglo XIX, y personajes tan importantes como Tomas Alva Edisión, el cual inventó el fonógrafo y el telégrafo, además de ser la persona que introdujo la luz eléctrica en Estados Unidos, quiso comunicarse con el más allá, mediante sus aparatos, creando uno para establecer comunicación con el otro lado, aunque oficialmente nunca fue presentado en sociedad éste artilugio, sin embargo, Edison en una entrevista a la revista Scientific American en el año 1920, dijo que estaba trabajando en un aparto para comunicarse con los muertos.

En el año 1901 el antropólogo Valdemar Bogras, obtuvo la primera grabación psicofónica según tenemos constancia, pero no fue hasta el año 1959 en Suecia donde se consolidó oficialmente, lo que hoy conocemos como voces del más allá, siendo Federick Jurguenson protagonista de éstas extrañas inclusiones en su magnetofón Revox, mientras grababa el sonido de los pájaros para uno de sus documentales, en un campo de Estocolmo.

A partir de aquí nos hemos encontrados a personas muy importantes dentro de la comunicación con lo que a día de hoy creemos que son nuestros difuntos, entre ellos podemos destacar al que se bautizó como el padre de las psicofonías, Konstantine Raudive, quien consiguió más de 100.000 registros psicofónicos al final de sus días.

Konstantine Raudive
Konstantine Raudive

A lo largo de todos estos años, los investigadores de todo el mundo, en el ámbito de las EVP (Voces electrónicas) conocidas popularmente como psicofonías, han demostrado sobradamente, que el experimentador debe aportar una energía extra para poder registrar palabras o frases cortas con mayor facilidad.

La Metascience Fundation, llegó a la conclusión, tras algo más de una década de estudio, sobre éste fenómeno, que la energía que se mueve en ese otro lado, no pertenece a los niveles del electromagnetismo que conoce nuestra ciencia actual. Y que para captar o detectar esa energía, es necesario crear unos transformadores que acoplados a nuestras grabadoras, micrófonos o altavoces, sean capaces de hacer de descodificador o interfaz, entre la energía que utilizan nuestros aparatos electrónicos y la que se emplea en ese mundo desconocido, desde donde provienen esas voces.

La Metascience Fundation, había elaborado diferentes sistemas, investigados por sus miembros, de ellos sólo uno había dado resultados asombrosos, facilitando largas conversaciones. El sistema utilizado era conocido como el Mark IV, que funcionaba aportando una constante portadora de trece tonos, que en ocasiones podían ser modulados con suma facilidad desde el otro lado. Sin embargo, para que éste sistema funcionase bien, era imprescindible añadir la presencia de un médium psíquico, que aportara también su energía, siendo ésta compatible con la energía proveniente del otro lado, ya que si no, el sistema no terminaba de ofrecernos los mejores resultados. Según la Metascience, es muy difícil encontrar a un médium psíquico capaz de aportar una energía compatible y suficiente, para establecer una buena comunicación con el mundo espiritual. Por lo cual han experimentado con cristales cuarzos, plantas o colores gama, a lo largo de varios años, buscando compatibilizar ambas fuentes energéticas, la del mundo de los vivos y la del mundo de los muertos.

No fue hasta el año 1979, cuando el técnico en electrónica Bill O´nell, miembro de la Metascience Fundation, comenzó a trabajar a fondo en la creación de un sistema eficaz para comunicarse con los muertos. En el año 1982, y ayudado por el ingeniero en electrónica, Doctor Muller, quien le daba consejos sobre la fabricación de ese sistema desde el mundo de los muertos. Fue bautizado con el nombre de Spiricom, abreviativo de “espiritual comunication”. Una máquina capaz de establecer contacto con el mundo del espíritu. Aunque el Doctor Muller, desde ese otro lado, advirtió a O´nell que la comunicación no podría ser para siempre, que solo duraría un tiempo limitado, ya que él pasaría a otro plano de existencia y no podría seguir comunicándose desde el más allá.

Como le habían comunicado a Bill O´nell desde ese otro lado, la comunicación fue cada vez más débil hasta que terminó por perderse el contacto a mediados de los años ochenta, sin embargo, durante estos años, el inventor del Spiricom, llegó a registrar veinte horas de conversaciones con ese supuesto más allá, de las cuales hay parte de ellas en los archivos de algunos investigadores, habiendo incluso trascendido varios de estos minutos al nuevo mundo tecnológico de Internet.

Una vez que dejó de funcionar el Spiricom, la Metascience Fundation, que fue quien promovió este proyecto, dejó un manual de como funcionaba, además de los planos para que cualquier persona que lo deseara pudiese elaborar el suyo y experimentar.

George Meek, uno de los promotores del Spiricom y miembro de la Metascience Fundation, consiguió dar un salto importantísimo dentro de este sistema de comunicación con el mundo de los muertos, fue hace menos de quince años, a mediados de los noventa cuando consiguió establecer contacto con el padre de las psicofonías, el mencionado anteriormente Kosntantine Raudive. Una voz se le presentó como tal, en diferentes ocasiones durante extensas conversaciones.

La existencia de este aparato ha permanecido mucho tiempo en un segundo plano, quizás esperando el momento oportuno de volver a resurgir, y por ello, la productora Visual-Beast, en su documental inédito sobre psicofonías, titulado “Psicofonias: esas voces desconocidas” dedica parte del documental en tratar la historia del Spiricom y sus comunicaciones supuestamente con el otro lado.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s