El dominio de la cobra encantada

La serpiente es un símbolo muy importante en muchas mitologías, que la consideran como las creadoras de la tierra, el agua. Tienen los sentidos de la vista y el oído muy limitados. Algunas poseen receptores infrarrojos los cuales les permiten notar el calor irradiado por otros animales. No puedan oír con claridad sonidos transmitidos por el aire, pero son sensibles a las vibraciones del suelo…


La leyenda

No es corriente en la India poder asistir a una gran demostración de encantadores de serpientes pero aquella fue una ocasión especial: poder presenciar una feria de encantadores en Rajastán que no fue molestada por la policía. Allí aparecía el yogi Raj Bengali probablemente el más famoso encantador de serpientes de Oriente cuya maestría y fama pasan de país en país.

Pero también aparecía una mujer llamada Aasha, la dama de las criaturas venenosas. La carpa en que actuaban estaba decorada con signos que hablaban de la bella Aasha y su fama reptiliana y en India aún las pinturas de las serpientes y Aasha reúnen muchedumbres.

En ese festival dentro de la carpa actuaron más de cien rajastanis con sus sillas colocadas en un círculo alrededor de una jaula oscura rodeada de cuerdas y llena de todo tipo de serpientes y escorpiones. Era una visión alucinante de ver a aquella mujer vestida con un satín rojo que levantaba la mano para meterla en la caja y colocarse alrededor del cuello y de los hombros indiscriminadamente serpientes y escorpiones.

Empezaban a subirse por su ropa y su cara con sus venenosas lenguas al parecer listas para picar a cualquiera. No le picaron porque según Bengali estaba protegida por el poder de los dioses. La gente del público estaba inmóvil con los ojos llenos a la vez de terror y de la fascinación que ejercía la bella Aasha.

Aasha se puso frente a frente con una gran cobra, la tomó por el cuello y la meció con lentitud en círculos ondulando su cuerpo en forma idéntica a la serpiente casi pulsando al mismo ritmo que ella y manteniéndola derecha hasta que la serpiente se puso en el suelo.

Entre las muchas leyendas extrañas que llevaron a la India los conquistadores macedonios, desde la tierra de los cinco ríos, fueron las que se refieren a serpientes gigantescas  maravillosas.

La tradición

El antiguo Egipto fue el hogar de muchos encantadores de serpientes, aunque la práctica tal como existe hoy en día probablemente surgió en la India. Con el tiempo se extendió por todo el sudeste de Asia, Oriente Medio y África del Norte. A pesar de haber tenido una época dorada en el siglo XX, los encantadores de serpientes en la actualidad están en peligro de extinción. Esto es debido a una variedad de factores, el principal de ellos la ejecución de una ley de 1972 en la India, que contempla la prohibición de la propiedad de serpientes.

En países como la India y Marruecos es frecuente ver los llamados “encantadores de serpientes” que muestran a sus animales para pedir dinero. Cada año se cazan furtivamente miles de serpientes para estos espectáculos que son una de las principales causas de su desaparición.

Pertenecientes en Marruecos a la cofradía de los aissauas, actúan en Marruecos numerosos encantadores de serpientes tanto en zocos tradicionales para el público local como en hoteles y plazas públicas en ubicaciones turísticas. Tan sólo en Marrakech actúan 84 aissauas con serpientes.

Entre las especies más utilizadas se encuentran las cobras y las víboras bufadoras, cornudas o del Magreb; todas ellas especies muy venenosas. También se utilizan culebras de herradura, culebras bastardas, falsas cobras, culebras de schokar y viperinas. Los encantadores de serpientes, trabajan con losanimales entrenados. 

Métodos de encantamiento

Todas estas serpientes son capturadas en la naturaleza principalmente en los desiertos de Marruecos. El alojamiento habitual de estos animales consiste en cajas de madera de unos 15 x 40 x 60 cm. Dentro de las cajas se pueden mezclar distintas especies de serpientes causando en ocasiones depredación (especialmente de las culebras bastardas sobre otras), canibalismo o envenenamiento. Los ejemplares que no se alimentan por el estrés son alimentados a la fuerza.

No todas las serpientes reciben la misma atención; las especies más caras (cobras y víboras bufadoras) reciben ciertos cuidados, mientras que las menos caras apenas reciben atenciones ni alimento, y terminan muriendo por deshidratación e inanición al cabo de pocos meses.

Para evitar mordeduras, se suele cortar los colmillos de los animales, atar sus bocas con pequeñas cuerdas de plástico o pegar su boca de manera que sólo puedan sacar la lengua. Es frecuente ver ejemplares con la boca deformada por esta mutilación de sus colmillos (en especial en las especies venenosas) que se lleva a cabo cada cierto tiempo dado que regeneran sus dientes. También se les quitan las glándulas de veneno con métodos inapropiados y con técnicas poco higiénicas. Por esta razón muchos animales pueden morir de infecciones generalizadas o de inanición.

Si bien se cree que la serpiente baila al escuchar la música, la gente no sabe que estos animales no son capaces de oír. Los encantadores, utilizan las vibraciones que produce el sonido del pungi (flauta) y que las serpientes sienten a través de su cabeza. Durante su entrenamiento, se les enseña a tratar de cazar un objeto similar al pungi aunque mucho más duro.

Al estar dentro de un cesto o caja, desprovistas completamente de luz, al salir se ven cegadas por la luminosidad y confunden al pungi con otra serpiente, por lo que los movimientos son más bien defensivos o de caza, mientras siguen con cuidado al supuesto predador o presa.

El aparente estado hipnótico de las serpientes en estas actividades se debe pues al dolor, condiciones térmicas inadecuadas, inanición y deshidratación y no a estar “encantadas” ni domesticadas. Al parecerse la flauta a otra serpiente y moverse de forma ondulante ante los animales, éstos responden con intimidación irguiéndose ante los instrumentos.

‘Encantadores’

El encantador de serpientes sabe exactamente a qué distancia colocarse; una cobra, sólo es capaz de extenderse a un tercio de su longitud de una sola vez, siendo esa la medida a utilizar. Usa su conocimiento y experiencia sobre estos animales, para poder manipularlos sin gran peligro. Ése es el secreto de los encantadores de serpientes.

Una serpiente utiliza su veneno en muy contadas ocasiones. Para atacar a las presas de las que va a alimentarse o, en menor medida, como un arma contra un animal mayor. Si no se le ataca directamente, es muy poco probable que se sufra una mordedura por parte de ella. Un ataque que ellas asocian a los movimientos bruscos y rápidos. De ahí que los encantadores de serpientes se muevan despacio, sin realizar movimientos amenazantes para la serpiente.

Si es así, al no percibir un peligro inmediato, el animal no ataca, pero por precaución sigue con la vista el movimiento de la flauta. Lo que hace pensar que está hipnotizada o amansada por la música. No es cierto que las serpientes bailen al ritmo de la música.

A veces se puede observar un espectáculo donde la serpiente no está encantada o hipnotizada, sólo confundida y principalmente hambrienta. Forma parte del entrenamiento no darles de comer, por lo que mueren pronto y el encantador de serpientes comienza a trabajar con un nuevo reptil.

Se ha calculado que cada encantador utiliza una media de 7 serpientes al año. Al tratarse mayoritariamente de animales capturados de su estado salvaje, estas extracciones implican a la vez graves problemas de conservación considerándose estas actividades una de las principales causas del declive de ciertas especies de serpientes de la naturaleza.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s