El papiro como soporte del conocimiento humano

Papiro es el nombre que recibe el soporte de escritura elaborado a partir de una planta acuática, también denominada papiro, muy común en Egipto en el curso fluvial del Nilo.  El uso del papiro como soporte de la escritura, un material cuyo origen era egipcio pero fue conocido muy pronto por los griegos, sustituiría a las tablillas de cera en la Antigüedad…

w704

Con el papiro sagrado se elaboraban las barcas de los dioses del Antiguo Egipto. La planta de papiro tenía una función religiosa surgida en épocas antiguas, representaba en los templos al sagrado Nilo, era portada en las procesiones, donde simbolizaba el renacimiento y la regeneración del mundo. Se cree que las primeras hojas de papiro fueron fabricadas en Egipto y Sudán del Sur alrededor del año 3000 a.C. El papiro más antiguo descubierto hasta la fecha se trata de un documento encontrado en Wadi al-Jarf, un antiguo puerto egipcio en la costa del Mar Rojo, datado hacia el 2550 a.C.

El papiro fue el principal soporte de la escritura en el valle del Nilo y luego en el mundo mediterráneo, hasta la competencia del pergamino y luego del papel. Uno podía utilizar un fragmento de cerámica o de piedra para tomar un apunte o escribir una carta, pero resultaba poco práctico para un libro de cierta extensión. Por eso los clásicos de la literatura grecorromana se escribieron sobre papiro y por eso la Biblioteca de Alejandría contenía centenares de miles de rollos escritos de este material.

El uso del papiro fue universal hasta la época de Alejandro Magno y fue declinando desde la caída  del imperio egipcio, desapareciendo por completo en el siglo XI. Las bibliotecas europeas todavía conservan algunos ejemplares manuscritos con papiro.

fe0f1f8ec06e7a119af6abd26ccb8a7c

El pergamino medieval

Durante varios siglos papiro y pergamino convivieron juntos. El papiro era más frágil e incómodo para textos largos y dibujos. La historia del pergamino como soporte para tinta y por lo tanto para la escritura y el dibujo se remonta a la antigüedad, alcanzando su punto álgido durante la Edad Media. Los ‘scriptoria’ de los monasterios, los lugares en los que se elaboraban códices, manuscritos y documentos, tenían perfectamente organizadas todas las tareas de fabricación de este soporte.

Durante el periodo helenístico la ciudad de Pérgamo se había convertido en el mayor centro de producción de las hojas de pergamino. Precisamente de esta ciudad se dice que proviene el término. Se cree que el uso de pergamino superó al del papiro cuando comenzó a escasear la materia prima en Egipto debido a su sobreexplotación.

Los pergamineros eran las personas que se encargaban de la elaboración del pergamino. Copistas, iluminadores y encuadernadores eran parte de un engranaje necesario para que ese saber medieval permaneciera en el tiempo.

El manuscrito medieval debería pues conservarse a lo largo de los años, por eso su soporte debería ser resistente también al uso intenso. El pergamino cumplía con ambas condiciones pero su elaboración era muy costosa. El proceso para la elaboración del pergamino tenía varias fases: remojo de la piel en cal para provocar la caída del pelo, secado y planchado, tensionando la piel en unos bastidores y pulido con piedra pómez para conseguir una finura óptima.

Un códice requeriría un número considerable de cabezas de ganado, generalmente terneros, cabras, carneros y ovejas. Estas hojas de piel utilizadas para elaborar estos manuscritos tendrían en la Alta Edad Media un tamaño de medio metro cuadrado.

papiros-egipto

La historia escrita

El papel lleva con nosotros dos milenios. Fabricado por  los chinos en el siglo I a. C , utilizando materiales como corteza de morera, tejidos de seda y trapos de ropa vieja y un molde fabricado de tiras de bambú.

En Europa el papel fue introducido por los árabes en el siglo VIII. Ejércitos árabes y chinos se enfrentaron junto al río Talas y los musulmanes capturaron a unos cuantos artesanos del papel quienes transmitieron la técnica.  El primer ejemplar escrito en papel es una carta árabe que data del año 806 que se conserva en la Biblioteca Universitaria de Leyden. Los musulmanes mejoraron la técnica de producción del papel utilizando materiales como algodón, lino y cáñamo. Entre las fábricas más antiguas de Europa figuran las de Játiva, España en el siglo XII e  Italia en el siglo XIII.

Desde la llegada del papel a Europa a partir del siglo XI se utilizaron ambos soportes para distintos fines prefiriéndose la vitela, pergamino de mayor calidad elaborado con piel de becerro recién nacido o nonato, para la escritura de códices de lujo.

Finalmente el papel se impone al pergamino a partir del siglo XV con el descubrimiento y difusión de la imprenta y los tipos móviles. La demanda de soportes para la impresión más abundantes y baratos hizo que el pergamino cayese en desuso. Sin embargo no llegó a desaparecer del todo. Algunos artistas y artesanos actuales aprecian las características intrínsecas del material y aún se emplea como soporte de lujo para algunos documentos oficiales.

Durante el siglo XVIII varios inventores trataron de recuperar la industria del papiro sin éxito. Para poner en marcha nuevos centros de cultivo de papiro en Egipto, la planta tuvo que ser importada y reintroducida en el país en el siglo XIX. En la actualidad su único fin es el comercio turístico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s