Mujeres y Pandoras: concebidas para la desgracia

Pandora, víctima de su curiosidad, abrió la caja y todos los males se escaparon por el mundo, asaltando a su antojo a los desdichados mortales. Cuentan que los bienes subieron al mismo Olimpo y allí quedaron junto a los dioses…

Pandora box

Mitología griega

Zeus ordenó que Hefesto modelara una imagen con arcilla, con figura de encantadora doncella, semejante en belleza a las inmortales, y le infundiera vida. Pero, mientras que a Afrodita le mandó otorgarle gracia y sensualidad, y a Atenea concederle el dominio de las artes relacionadas con el telar y adornarla, a Hermes le encargó sembrar en su ánimo mentiras, seducción y un carácter inconstante. Ello, con el fin de configurar un “bello mal”, un don tal que los hombres se alegren al recibirlo, aceptando en realidad un sinnúmero de desgracias.

La leyenda cuenta que Zeus deseoso de vengarse de Prometeo por haber robado el fuego del dios sol y dárselo a los humanos, presentó al hermano de éste, Epimeteo, una mujer llamada Pandora, con quien se casó. Como regalo de bodas, Pandora recibió un misterioso pithos —una tinaja ovalada— con instrucciones de no abrirlo bajo ninguna circunstancia.

Los dioses habían otorgado a Pandora una gran curiosidad, por lo que decidió abrir la tinaja para ver qué había dentro. Al abrirlo, escaparon de su interior todos los males del mundo. Comprendiendo el grave error cometido, rápidamente cerró el recipiente, pero ya era demasiado tarde: todos los males ya habían sido liberados. Solo uno permaneció en el fondo: Elpis, el espíritu de la esperanza.

pandora_2009_by_youriah-d1z3cji

La mujer y el mal

El origen del mito hace referencia a la vinculación de la mujer con las fuerzas del mal, ya que Pandora es la primera mujer creada por designio de Zeus, poseedora de una extraordinaria belleza, pero culpable de la perdición de todos los mortales, pues su hermosura va acompañada de vicios y defectos innatos.

Tanto en los mitos antiguos como en las narraciones modernas encontramos emblemáticas figuras femeninas que han utilizado su belleza o su voluptuosidad para seducir a los hombres y conducirlos a su destrucción.

En la mitología griega, además de Pandora, sobresalen las sirenas, las cuales eran mitad mujeres y mitad peces, que vivían en una isla del Mediterráneo y que encantaban a los hombres con su hermoso y seductor canto para después devorarlos. Su canto representaba aquello que embelesaba al hombre y lo alejaba de su ruta, como pudo sucederle a Odiseo en el viaje de retorno a Ítaca, su destino.

Si transitamos hacia la cultura judeocristiana, en la Biblia es Eva, la primera mujer creada por Yahvé,  la mejor representante de la mujer como provocadora de mal, ya que es ella quien cede a tentación de la serpiente e incita a Adán a comer el fruto del árbol prohibido, lo que ocasionará que ambos sean desterrados del Edén.

En el mediévolo prevalece la figura de las brujas que tiene un alto componente misógino, ya que si bien existieron hombres acusados de ejercer la brujería, el índice de personas del sexo femenino inculpadas de ese delito fue muchísimo mayor, debido a que se pensaba que la mujer tenía mayor proclividad al pecado y a mantener relaciones lujuriosas con Satanás.

La mujer fue con mucha frecuencia la supuesta depositaria de facultades extraordinarias relacionadas con la magia y la capacidad para hacer mal. Su posición a este respecto evolucionó lentamente desde una postura casi privilegiada en la época greco-latina, para deslizarse poco a poco por el sendero de la demonización, especialmente después del triunfo y la lenta penetración del cristianismo. A partir de este momento, el privilegio femenino de establecer contacto con las fuerzas superiores o de la propia naturaleza adquirirán oscuras dimensiones que llevaron a muchas mujeres -y también hombres- hasta la tortura y la muerte.

En la actualidad y en numerosos países recae sobre las mujeres la responsabilidad y las consecuencias generadas de la curiosidad, de la influencia o la seducción, pagando incluso con su vida hechos ajenas a ellas mismas. Hace unos años una joven mujer analfabeta de Arabia Saudi fue condenada a muerte por ejercer la brujería, ya que un hombre la acusó de haber quedado impotente por culpa de ella.

pandora

 

Malvadas de la Biblia

Yahvé utiliza los malos ejemplos de mujeres en la Biblia para revelar la verdad de su palabra. Aquellos que eligen seguir en su error después sufren frente a las consecuencias de sus decisiones.

Algunas mujeres no seguían ni reconocían a Dios. Trataron de coartar el plan de Dios para las personas y es por eso que la Biblia considera a esas mujeres malvadas. Delilah fue una prostituta que entregó a Sansón a los Filisteos. La esposa de Job le aconsejó a su esposo que renegara de Dios y muriera cuando sufrió de varias calamidades y enfermedades. La esposa de Potiphar acusó a Joseph de atacarla cuando él no le correspondió en sus demandas amorosas. La Reina Jezebel, esposa del Rey Ahab, lo introdujo a él y al pueblo de Israel a la adoración de Baal y mató a los profetas de Dios en el proceso. Athaliah, la hija de Jezebel, mató a sus nietos y se proclamó reina. Herodías, la esposa de Herodes, planeó junto con su esposo matar a Juan el Bautista. Atalía madre de Ocozías vio que su hijo era muerto, se levantó y destruyó toda la descendencia real

louisbrooks
Louise Brooks, protagonista de la película ‘La Caja de Pandora’

La caja de Pandora

Película muda basada libremente en las novelas “Erdgeist” del dramaturgo Frank Wedekinds. La historia, dirigida por el cineasta austriaco Georg Wilhelm Pabst, presenta a una mujer seductora cuya sexualidad y naturaleza desinhibida acaba provocando la ruina de aquellos que la rodean. 

Berlin 1920. Lulú es una joven hermosa e impulsiva, artista de vaudeville de naturaleza desinhibida y sexualidad libre que provoca la perdición de casi todos los que la conocen. Trabaja en una editorial financiada por su amante, Ludwig Schön, un poderoso magnate a punto de casarse con Charlotte von Zarnikow.

En una discusión causada por un ataque de celos, Lulú mata Schön accidentalmente al intentar arrebatarle una pistola. Después de ser juzgada ante la ley, la joven artista se escapa con su antiguo proxeneta, Schigolch y su mejor amigo, Alwa, hijo de su difunto amante y que también estaba enamorado de ella. La condesa Augusta Geschwtiz también cae rendida ante los encantos de Lulú, por lo que le permite utilizar su pasaporte. Sin embargo, escapar no es tarea fácil.

Tras pasar varios meses en un garito de juego ilegal en Francia, donde Lulú es casi vendida como una esclava, escapa y termina con sus amigos en una miserable buhardilla en Londres. Llevada por la pobreza a la prostitución Lulú encuentra su perdición en Nochebuena a manos de Jack el destripador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s