Las edades de Matusalén

Antes del diluvio los humanos vivían mucho tiempo casi  alcanzaban los mil años. Esto era porque había pasado muy poco tiempo desde su expulsión del jardin del Edén donde los humanos comían del árbol de la vida, el que mantenía el ADN en perfecto estado y les mantenía siempre jóvenes y fuertes…

Vitralmatusalencatedralcanterbury
Vitral de Matusalén en la Catedral de Canterbury

Cuenta el libro del Génesis que Matusalén vivió nada menos que 969 años antes de morir, superando en 604 días la edad de su padre Enoc, todo un récord con el que se ha ganado merecidamente su lugar en el dicho de «más viejo que Matusalén».

Matusalén fue el más longevo de los patriarcas del Antiguo Testamento, aunque Noé llegó a vivir 950 años, según el mismo capítulo del Génesis y Adán hasta 930. Antes del Diluvio universal, las edades superaban los centenares de años, según el texto bíblico. Del fin de esta longevidad, algunos encuentran explicación en la cólera de Dios que se materializó en el Diluvio y que alcanzó la edad de los hombres: «Que sus días sean ciento veinte años».

Hay quien ha atribuido el recuento bíblico de los años a una confusión entre los ciclos lunares con los solares, por lo que la edad real del patriarca bíblico sería de unos 72 años, admirable en todo caso en unos tiempos con una esperanza de vida mucho menor. Pero en el Génesis no parece haber confusión entre meses y años. En el libro de Génesis, la Biblia registra periodos de vida humanos enormemente diferentes a nuestro hoy día. Ahora bien no debemos preguntarnos ¿por qué ellos vivieron tanto?, sino que debemos preguntarnos, ¿por qué nosotros ya no vivimos tanto como ellos? 

Cambios ambientales

Cuando miramos la caída de los periodos de vida después del gran diluvio, es obvio y natural pensar que se debe relacionar en gran medida con el cambio drástico que sufrió el mundo. Evidencia de los registros fósiles nos sugiere que los niveles de dióxido de carbono eran mayores en el mundo pre-diluviano. Muchos han sugerido que un pabellón atmosférico de vapor de agua cubría al mundo pre-diluviano de la radiación cósmica. Algunos han propuesto que los niveles mayores de oxígeno antes del diluvio (los cuales cambiaron significativamente después) habrían permitido que el cuerpo se sanara mejor y eliminara la enfermedad. 

El mundo cambió significativamente después del diluvio. Tanto la vegetación como la vida marina y terrestre fueron drásticamente reducidas y obligadas a “comenzar de nuevo”. La variedad de plantas disponibles para la alimentación se redujo drásticamente. Pero, ¿provocó esto una reducción en la media de vida?.  Noé, a sus 600 años de edad se bajó del Arca en este nuevo mundo también. Si el entorno fue la causa de la edad reducida, ¿por qué vivió Noé otros 350 años más?. No sólo los efectos ambientales fueron la causa, a suponer que estos efectos fueran graduales, causando problemas en las posteriores fases de desarrollo de la vida humana.

Otra explicación simple de por qué Noé siguió viviendo durante tanto tiempo es que su diseño genético le dio el potencial para vivir tanto. Y que quizás la mayoría, sino todas, las personas antes del diluvio estaban programadas para periodos de vida más largos que los de nosotros en la actualidad. ¿Qué pasó entonces? Hay que tener en cuenta que toda la población se redujo a unos cuantos pocos.

CristobaldeVillalpandomexicocatedralpuebla
‘El Diluvio’ Catedral de Puebla. México Autor: Cristóbal de Villalpando

Mutaciones genéticas

De hecho, la genética es probablemente la causa primordial. El Dr. David Menton y la Dra. Georgia Purdom observan específicamente a la genética y las funciones resultantes de las características anatómicas con respecto al envejecimiento en su libro ‘sobre la  creación y la evolución’. Hay que tomar en cuenta que hubo dos principales embotellamientos genéticos:en el Diluvio y en la Torre de Babel.

Los embotellamientos genéticos provocan una pérdida significativa de acceso a las versiones de genes de otras personas (llamados alelos) que esencialmente, se han perdido. La pérdida obvia de las personas de antes del diluvio redujo los alelos en el acervo genético de la gente a solo ocho personas, pero realmente solamente seis personas. La Escritura revela que Noé y su esposa no tuvieron más hijos después del diluvio. Así que solo Cam, Sem y Jafet y sus esposas, y por supuesto, estos tres hombres heredaron sus genes de los mismos dos padres.

Las primeras generaciones después del diluvio, al igual que las primeras generaciones después del huerto del Edén, tuvieron matrimonios entre personas estrechamente emparentadas. Por supuesto, tales matrimonios mixtos no fueron prohibidos hasta el tiempo de Moisés. Sin embargo, este embotellamiento provocó la pérdida de una gran cantidad de alelos del acervo genético de los que murieron en el diluvio.

Si se toma en cuenta las edades de las personas que nacieron después del diluvio, las edades se reducen repentinamente pero se estabilizan alrededor de 450 años: (Arfaxad:438 Sala: 433 Heber: 464). Así que las edades parecen reducirse significativamente con Sem, quien nació antes del diluvio, y vivió hasta los 600 años. Después de la Torre las edades bajan progresivamente entre los 450 y 235 años durante tres generaciones: (Peleg: 239 Reu: 239 Serug: 230).

Los embotellamientos del diluvio y la Torre hicieron algo significante para disminuir las edades. En ambos casos, hay una pérdida o división del acervo genético. También, hay que considerar cómo las mutaciones pueden afectar la edad. Con estos embotellamientos, un gran número de alelos se habría filtrado y perdido. Pudiera ser que los sistemas inmunológicos no fueran tan buenos, resultando mayor cantidad de enfermedades infecciosas. (Isaac vivió 180,  Moisés 120, el Rey David sólo 71 años).

Si la pérdida genética fue la razón para el declive en el periodo de vida, pudo no ser la única. Mutaciones dañinas acumulándose a niveles más altos pudieron jugar una parte. Algunas de estas mutaciones pudieron haber causado una pérdida en el tamaño del telomero. Tras el diluvio, la variedad de plantas disponibles para alimentarse se redujo notablemente, lo que quizás fue una de las razones para que ‘Dios le permitiera al hombre comer carne en cierto punto’. De todas formas, ni el más entusiasta sugeriría que por simplemente cambiar nuestra dieta, podríamos vivir 950 años hoy.

9centre

GENESIS 6:3
             
Entonces dijo Yahweh: No permanecerá mi aliento con el hombre para siempre porque es carne; serán sus días ciento veinte años.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s