El museo de la cera en Barcelona

Dicen que fue un día nebuloso de principios de los setenta, cuando el escenógrafo Enrique Alarcón descubrió el edificio que actualmente ocupa el Museo de Cera de Barcelona. Supo que aquel era el lugar porque la zona, con cierto aire misterioso, estaba situada en unas calles que entonces vivían en medio de la Barcelona lumpen...

El edificio del museo de cera de Barcelona fue construido en el año 1867 por la Compañía General de Crédito «El comercio», fundada por Ignacio Girona y Agrafel, luego fue la sede del Banco de Barcelona y después la de Crédito y Docks.

En 1874, muchas de las riquezas como joyas, dinero o efectos bancarios de la burguesía barcelonesa se guardaban en este edificio que ideó Elies Rogent. El edificio es un palacete del siglo XIX y se considera una edificio neoclásico y de interés histórico-artístico.

En 1973, Enrique Alarcón decidió emprender un nuevo proyecto con el propio edificio: transformarlo en un museo de cera. El arquitecto y también escenógrafo, escogió este inmueble ya que lo consideraba ideal por el misterio y encanto que transmitía. Para su construcción, escogió materiales como el mármol, la madera, el acero, la seda y el cristal entre otros.

El pasaje que da acceso a lo que actualmente es el museo, se llama pasaje de la Banca, precisamente porque aquel edificio fue la sede de uno de los primeros bancos que tuvo la ciudad. El pasaje al que se accede desde La Rambla da a una pequeña plaza octogonal, la única de la ciudad con estas características. Desde allí se puede observar la belleza de un edificio catalogado como patrimonio artístico nacional, y que tiene estructura de palacete neoclásico.

El interior del edificio ha conseguido mantener este misterio y encanto del que quedó enamorado Enrique Alarcón mientras estaba en la ciudad rodando la película Tuset Street. Alarcón era de vocación cineasta y tendía a enamorarse de todo lo que inspiraba fantasía y misterio. Visitar este edificio, tanto por dentro como por fuera, ayuda a hacerse a la idea de lo que debió de sentir este escenógrafo cuando compró este edificio para convertirlo en un museo que todavía sigue siendo propiedad de su familia. Sin duda este museo es insólito, no solo porque es el único museo de estas características que tiene la ciudad, sino porque además guarda trozos de historia, por ejemplo, la auténtica cámara acorazada del banco, que conservan muy fiel al original.

Quizás una de las partes más sorprendentes es la amplia escalinata de mármol de Carrara. Una vez arriba, empieza la visita por las más de doscientas figuras que forman parte de la colección entre las que se encuentran personajes del mundo de la música, grandes figuras históricas y los personajes más terroríficos de todos los tiempos.

270px-Entradaalmuseu

Partes del museo

La escalera de honor: Se encuentra justo al pasar la entrada del museo, un ejemplo perfecto de la arquitectura de estilo decimonónico. Esta escalera de mármol sube majestuosamente con su alfombra roja que invita a entrar en el misterioso lugar.

Salón del recital: Conserva el mobiliario, decoración de Vilaró (1906) y donde las figuras más destacadas del mundo de la música y la literatura tocan sus sinfonías acompañados de figuras políticas importantes y reyes como Juan Carlos I de España y Doña Sofía, así también como el príncipe Carlos de Inglaterra, Diana de Gales y Camilla Parker Bowles.

El patio, de cristal está cubierto con un ejemplar de bóveda de vidrio y presidido por una pintura de Vilumara i Junyent (1908) donde se representan grandes personajes de la historia.

Salón gótico: Este salón es de estilo neogótico catalán inspirado en el Salón del Tinell de Barcelona, los arcos de piedra soportan una cubierta de madera. La gracia de este, es que se proyecta como una ilusión con un espejo que refleja la otra mitad del arco.

La cámara acorazada: Es original de la entidad bancaria que tenía su sede en el edificio y tuvo que abrirse en una pared con un soplete para permitir la visita. Aquí se reproduce el atraco a un banco y secundariamente también hay un libro de dedicatorias.

Pasaje del terror: En este temido lugar, se pueden ver los asesinos en serie más importantes de la historia y otros personajes de películas de miedo como por ejemplo Freddy Krueger. También hay una guillotina que de vez en cuando se deja caer y simula que corta el cuello a algún personaje.

museu-cera-horror_0

Museo de Cera Horror Experience

A partir del 17 de abril de 2014 se estrena un espectáculo de formato único e innovador en el museo de cera de Barcelona. La compañia de espectáculos de terror “HorrorBox” ha creado la visita nocturna más terrorífica de todos los tiempos. No todos son de cera… Grupos reducidos formarán parte del espectáculo y se aventurarán a conocer los secretos mejor guardados del histórico edificio, mediante micro escenas, sustos, impactos… Los espectadores vivirán en su propia piel extrañas e inquietantes experiencias. Este espectáculo finalizó en setiembre de 2014, tras casi 6 meses con un éxito rotundo. Este año vuelve a repetir.

A través de su historia, por sus paredes se han vivido centenares de anécdotas, y algunas las hemos resumido en este vídeo que encontrarás a continuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s